Visiones de Hollywood
Bibliografía

Giralt, Lluís:

Els dibuixants del TBO. Dibuixos originals 1917-1960, Museu Etnogràfic Vallhonrat, Rubí, 2003.

Guiral, Antoni:

Del tebeo al manga: Una historia de los cómics, volumen 8, Panini Comics, Torroella de Montgrí (Girona), 2011.

MORENO SANTABÁRBARA, Federico:

“El cine en TBO”, TBO. Edición coleccionista. 1956-1957, (entrega 23, volumen 24), Editorial Salvat, Barcelona, 2011.

Segura, Rosa:

Ediciones TBO, ¿dígame?, Diminuta editorial, Barcelona, 2014.

VV.AA.:

Historia de los Comics, 4 tomos, Toutain Editor, Barcelona, 1982.

VV.AA.:

Tebeos. Las revistas infantiles, Asociación Cultural Tebeosfera, Sevilla, 2014.

Visiones de Hollywood

El cine y el cómic surgieron de forma casi simultánea y se convirtieron en dos de los medios de comunicación más populares y característicos del siglo XX. Si bien son muy distintos en muchas cosas (uno se basa en la imagen en movimiento y el otro en una sucesión de ilustraciones estáticas), también presentan algunas similitudes significativas, como el hecho de que ambos narran historias a través de imágenes o la nomenclatura de los planos y encuadres empleados. Además, a lo largo de su historia se han influenciado mutuamente y muchos de los personajes y series nacidos en un medio han pasado al otro, y viceversa.

Muy pronto, las revistas infantiles empezaron a dedicarle espacios al mundo del cine. TBO no fue una excepción y desde 1935 acogió en sus páginas la sección Visiones de Hollywood, título en el que el nombre de la llamada Meca del Cine se entendía como sinónimo de la cinematografía mundial y no únicamente de la estadounidense. Jean Rapsomanikis, dibujante de origen griego afincado en Barcelona, era el encargado de ilustrar los textos de Joaquim Buïgas, editor y director de TBO. En esta primera etapa, caracterizada por ciertos toques de humor ingenuo, la serie ofrecía en cada entrega una breve biografía de alguna celebridad cinematográfica (por lo general, actores y actrices, aunque también algún director) en forma de historieta a media página, con dos tiras horizontales de viñetas. La última de ellas solía ser de tamaño doble, inspirada en alguna de las películas del biografiado. Por supuesto, la veracidad de muchos de los datos ofrecidos es más que dudosa, pues los estudios solían proporcionar a los medios currículos debidamente “arreglados” con fines publicitarios. Gloria Swanson, Robert Donat, Charles Chaplin, Jackie Cooper, Dolores Costello o John Barrymore fueron algunas de las estrellas que protagonizaron la serie en esta primera etapa que finalizó a los pocos meses del inicio de la Guerra Civil, cuando Rapsomanikis se trasladó a San Sebastián, ciudad en la que falleció poco después.

Finalizado el conflicto bélico, la serie reapareció en la etapa sin numerar de TBO, cuando cada cuaderno llevaba una cabecera ligeramente diferente simulando ser un lanzamiento unitario por carecer de los preceptivos permisos como publicación periódica. Artur Llorens Opisso, que firmaba con el seudónimo Antares, se encargó de los textos en esta nueva etapa dibujada por A. Mestre (Albert Mestre Moragas) y, ocasionalmente, por Ayné (Antoni Ayné), que arrancó a toda página pero que pronto volvió a su anterior formato. Se prestaba especial atención a la infancia y juventud de los biografiados y a su empeño por abrirse paso en el difícil oficio del cine, así como a su vida familiar y aficiones una vez alcanzada la celebridad, aunque la fiabilidad de muchas de las afirmaciones que se hacían en esta época es tan escasa como en el período anterior. Johnny Weissmuller, Lucille Ball, James Stewart, Ava Gardner, Burt Lancaster, Walt Disney, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Marlon Brando, Montgomery Clift, Dean Martin, Jerry Lewis, Ana Mariscal, Mario Cabré, Xavier Cugat, Francisco Rabal, Carmen Sevilla o Sarita Montiel protagonizaron algunas de las entregas de esta segunda etapa.

En 1963 los guiones de Visiones de Hollywood pasaron a ser obra de Liza (Teresa Maria Pons), que abandonó las biografías en favor de una miscelánea de breves noticias sobre el mundo del cine. En 1968 Mary (Maria Urda) asumió la autoría de guiones y dibujos, pero la serie desapareció definitivamente el año siguiente. Junto a su última entrega, aparecida en el número 619, con fecha del 5 de septiembre de 1969, se publicó una nota de la redacción en la que se explicaba que su continuidad se estimaba innecesaria ante la proliferación de publicaciones especializadas en la divulgación de curiosidades y anécdotas del mundo del cine, pero que la decisión se adoptaba también para poder dedicar más espacio a la sección de pasatiempos ante las demandas de numerosos lectores.