Rigoberto Picaporte, solterón de mucho porte
Bibliografía

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Guiral, Antoni:

Cuando los cómics se llamaban tebeos: La Escuela Bruguera (1945-1963), Ediciones El Jueves, Barcelona, 2004.

Guiral, Antoni:

Del tebeo al manga: Una historia de los cómics, volumen 8, Panini Comics, Torroella de Montgrí (Girona), 2011.

Segura Monje, Robert:

Rigoberto Picaporte y compañía, Súper Humor Clásicos, nº 4, Ediciones B, Barcelona, 2007.

Segura Monje, Robert:

Rigoberto Picaporte, Clásicos del humor, nº 15, RBA, Barcelona, 2009.

Rigoberto Picaporte, solterón de mucho porte

Rigoberto Picaporte es uno más de los solterones mediocres y tontuelos que poblaban las páginas de la factoría Bruguera. Su trabajo como vulgar oficinista le procuraba apuros para llegar a final de mes, aunque curiosamente disfrutaba de los servicios de una criada en su piso. Por supuesto, como era habitual en las series de Bruguera, las muchas ocurrencias que le pasaban por la cabeza y las iniciativas que propiciaba siempre acababan mal: el final catastrófico o como mínimo frustrante para su persona estaban garantizados en cada historieta. Su mayor objetivo en la vida era encontrar novia y casarse, y con el paso del tiempo llegó su relación con la deseable Curruquita, una joven con una posición social mejor que la suya, que fue el objetivo de sus desvelos en sus intentos de formalizar una relación estable. Pero sus deseos por impresionar a Curruquita y a su prepotente mamá siempre acababan fracasando.

Su “novia” era una chica mona bastante frívola y superficial. La “mamuchi” era una mujer de armas tomar, despótica y capaz de ejercer una gran violencia física sobre el inocentón de Rigoberto. La aparición de un sobrino propenso a las trastadas también proporcionó a la serie gags altamente jocosos.

Segura, que creó esta serie con su habitual estilo gráfico suelto, vital y expresivo, convirtió a Rigoberto Picaporte, solterón de mucho porte en una de las series más populares que realizó para Bruguera.

Personajes

Rigoberto Picaporte

Rigoberto Picaporte

Un hombre de apariencia gris, calvo, con bigotito y cercano a la mediana edad. Al principio de la serie aparecía con un sombrero pasado de moda y llevaba pajarita.

Eufemia

La contestataria criada de Rigoberto.

Pepito

El revoltoso sobrino del protagonista.

Curruquita

La “novia” soñada por Rigoberto.

Doña Abelarda

La mamá de Curruquita. Viuda de Cencérrez, personaje que no aparece en la serie pero cuyo nombre Doña Abelarda usa para darse importancia haciéndose llamar “señora de”.