Quico Jubilata

Quico, el progre (1980-1989), la serie creada por J.L. Martín, tuvo un gran éxito popular desde su inicio en las páginas del El Periódico de Catalunya. El cansancio del autor por hacer una tira diaria durante tantos años motivó su desaparición. Tras una larga vinculación en El Jueves (1977-2016), con treinta años ejerciendo de editor, en 2016 decidió que se dedicaría solo a lo que más le gustaba hacer, o sea dibujar, pintar y escribir. A finales de ese año concretó la idea de una continuación de la serie Quico, el progre, que empezó a publicar en una web propia en Internet con el nombre de Quico Jubilata. Poco después, esas tiras llegaron a las redes sociales. Unos meses más tarde pasaron también a publicarse en castellano y en catalán en el diario La Vanguardia.

Quico dejó de ser progre cuando empezó a ganarse bien la vida. En los años setenta, en la universidad, había simpatizado, como muchos de su generación, con alguna de las organizaciones marxista-leninistas de la época. Ya en los ochenta, cuando ya ganaba bastante dinero en el mundo de la publicidad, se compró un coche, una casita en la playa y fue olvidando la ideología comunista. Los años han pasado para los protagonistas de la serie. A Quico el poco pelo que le queda se le ha vuelto blanco y ha perdido la batalla contra la báscula. Después de su divorcio se casó con Maria, que ahora está jubilada como él y es una mujer interesada por los temas del crecimiento personal, las dietas sanas, la salud y el yoga. Sus hijos treintañeros están ubicándose en el mercado laboral. Los nietos le han salido "moviditos" y están al día de las nuevas tecnologías. Uno de sus nietos es un etíope adoptado. Sus amigos están, como él, jubilados.

En la tira humorística, el autor prefiere no tocar la actualidad política, sino centrarse en hablar de la vida de una persona que está en la sesentena y que en teoría ya dispone de todo el tiempo libre que quiere. Quico a pesar de ello, dedica bastante tiempo a hacer de canguro de sus nietos y tiene algunos problemillas de comunicación con los hijos por ese tema. El personaje comenta con ironía amable y a veces punzante la vida de los hijos, de los nietos, las prohibiciones de los médicos, las enfermedades que la edad conlleva y los problemas que le crea el uso de las nuevas tecnologías.

Se trata de una serie humorística de un autor veterano, que muestra con maestría el día a día de un señor jubilado y retrata las relaciones que mantiene con la familia y con sus amigos. La tira pretende lanzar un mensaje optimista. Quico, como el autor, nació en pleno franquismo y, a pesar de los problemas complejos del mundo, sabe valorar lo mucho que ha avanzado la sociedad desde los tiempos en que era joven.

Los originales de las tiras se pueden comprar en su web. El dinero recibido está destinado a contribuir al mantenimiento de Humoristán.

Personajes

Quico

Un jubilado sesentón, algo barrigudo, con gafas y barba blanca.

Maria

La mujer que comparte la vida con Quico. Es de la misma edad que Quico.

Diana

La hija de Quico, es antisistema y trabaja para ONG’s.

Albert

El hijo de Quico, es un alto  funcionario y tiene grandes ambiciones políticas.