Pepe, el "hincha"
Bibliografía

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Guiral, Antoni:

Cuando los cómics se llamaban tebeos: La Escuela Bruguera (1945-1963), Ediciones El Jueves, Barcelona, 2004.

Peñarroya Peñarroya, José:

Lo mejor de Peñarroya, Súper Humor Clásicos, nº 10, Ediciones B, Barcelona, 2010.

Pepe, el "hincha"

José Peñarroya fue un gran aficionado al mundo del deporte y, por encima de todo, al fútbol, tema al que dedicó diversas series de cómic en Bruguera aparte de publicar durante muchos años un chiste en el periódico deportivo Dicen.

El protagonista de Pepe, el “hincha” trabajaba en una oficina durante la semana. Era un hombre elegante y formal, disfrutaba de una familia de lo más normal en la época y tenía una gran afición: el fútbol. Pepe era hincha hasta la muerte del Pedrusco F.C., equipo, por cierto, más que acostumbrado a sufrir derrotas en los estadios. El “deporte rey” y que su equipo ganara eran la razón de vivir de Pepe y la finalidad de sus desvelos. Para ese menester maquinaba todo tipo de iniciativas. Como super-forofo, el hecho de que los medios que utilizara no fueran éticos o legales no tenía ninguna importancia.

En la España de los años sesenta no estaba bien visto (sobre todo por la policía) que a los adultos les interesara por ejemplo la política o la vida sindical. El fútbol, en cambio, disfrutaba del beneplácito del régimen totalitario de Franco y ganaba netamente en popularidad a los toros en tiempos de desarrollismo económico. La vida de Pepe, aunque caricaturizada por el deformante espejo de la sátira, no dejaba de ser un retrato humorístico de la vida de muchos forofos de este deporte, siempre pendientes de la bufanda, del puro, del gran fichaje, de los desplazamientos al campo contrario, de los insultos a los árbitros o de los partidos “robados”. En aquellos años, como bien muestra la serie (y a diferencia de la actualidad), las mujeres no solían ir al campo. Los estadios eran un reducto absolutamente masculino y absolutamente machista. Peñarroya logró, con este personaje, una excelente parodia del mundo del fútbol de esos años.

Personajes

Pepe

Pepe

Un oficinista siempre trajeado y elegante que luce una arreglada pelambrera y un negro bigote bajo la nariz.

La esposa de don Pepe

Una ama de casa sabedora de que la familia no es lo más importante para su marido.

La criada

Una sirvienta con uniforme y cofia.