Los cuentos de tío Vázquez
Bibliografía

Guiral, Antoni:

By Vázquez. 80 años del nacimiento de un mito, Ediciones B, Barcelona, 2010.

Martínez Peñaranda, Enrique:

Vázquez (El dibujante y su leyenda), Ediciones Sinsentido, Madrid, 2004.

Los cuentos de tío Vázquez

Se trata de historias que narran las situaciones más grotescas y surrealistas protagonizadas por un Vázquez de leyenda que, perseguido permanentemente por sus acreedores (el sastre, el casero o cobradores varios),  sale siempre del atolladero usando las tretas más irreverentes, mezquinas e inimaginables. Es, en una palabra, humor en su más alto grado. La leyenda del Vázquez profesional de la mentira y del sablazo se autoalimentaba en esta serie de forma casi irreflexiva por parte del propio autor, hasta el punto de que ya no se podía separar la realidad de la ficción. El mito llegó a superar al autor, y la leyenda sigue viva, como demostró la película dirigida por Óscar Aibar El Gran Vázquez (2010). Pero, como solía ocurrir con Vázquez, al no entregar puntualmente sus historietas algunas de las páginas de esta serie fueron escritas y dibujadas por otros autores que trabajaban en el estudio de la Editorial Bruguera.

No era la primera vez que el propio Vázquez se convertía en protagonista de sus historietas. Antes de esta serie ya había aparecido en la entrega titulada “El Gran Vázquez” de la serie La Historia esa, vista por Hollywood (Can Can, nº 5, 1958). Posteriormente, Vázquez se autocaricaturizó en obras como ¡Vámonos al bingo! y Yo, dibujante al por mayor para la revista JAuJA; Tipos peligrosos (luego, Gente Peligrosa) para Mortadelo y Súper Mortadelo; Las cartas boca arriba para Súper Mortadelo; La herencia del tio Baldomero, para la revista Makoki; o incluso en las tiras que dibujó para el diario El Observador o en la serie Así es mi vida para el diario El País, además de Las inefables aventuras de Vázquez, agente del fisco, para la revista Viñetas.

Personajes

Vázquez

El protagonista de esta serie es el propio autor, Vázquez, quien, autocaricaturizándose, desarrolla un personaje inspirado en su propia leyenda y en su aureola de legendaria morosidad.