Las hermanas Gilda
Bibliografía

Guiral, Antoni:

Cuando los cómics se llamaban tebeos: La Escuela Bruguera (1945-1963), Ediciones El Jueves, Barcelona, 2004.

Moix, Terenci:

Historia social del cómic, Bruguera, Barcelona, 2007.

Ramírez, Juan Antonio:

La historieta cómica de postguerra, Colección Memoria y Comunicación, Cuadernos para el Diálogo, Madrid, 1975.

Vázquez de Parga, Salvador:

Los comics del franquismo, Editorial Planeta, Barcelona, 1980.

Vázquez, Manuel:

Las hermanas Gilda. 60º aniversario, Súper Humor Clásicos, nº 8, Ediciones B, Barcelona, 2009.

Las hermanas Gilda

Serie sobre dos mujeres solteras, cuyo mecanismo humorístico se basaba en la relación entre dos personas frustradas (como eran consideradas por entonces las “solteronas”) con carácteres opuestos. La ingenuidad y el estado de adolescencia sentimental de Hermenegilda se oponía a la desconfianza de Leovigilda, oposición que era fuente de gags en la serie. El Ministerio del Interior ejerció a partir de 1955 un control asfixiante del contenido de las publicaciones infantiles y juveniles, hecho que obligó a Vázquez a resituar a sus personajes. Sin que estos perdieran su esencia, los argumentos empezaron a girar sobre situaciones equívocas, provocando un mayor protagonismo de Hermenegilda en las historietas. Seguramente para evitar un exceso de acidez en la relación de las hermanas Gilda, Vázquez tomó partido por la candidez, la capacidad para la imaginación y la ingenuidad de Hermenegilda, y trasladó progresivamente el entorno urbano de las historias a un ambiente bucólico, ideal para este personaje, sobre todo a partir de las páginas publicadas durante la segunda mitad de los años sesenta. En contacto con la naturaleza, Vázquez desarrolló un humor surrealista en el que el eco tenía vida propia y los árboles una personalidad gráfica antropomórfica, dotando a la serie de una atmósfera entre utópica y fantástica, con una extraordinaria capacidad para la imaginación y la entelequia.

En 1967, todavía ocupando espacio propio en Pulgarcito, Las hermanas Gilda se convirtió en uno de los mayores reclamos de la tercera etapa de DDT, con un Vázquez mucho más suelto y expresivo en su grafismo. Poco a poco, la irregularidad del autor en las entregas provocó una mayor presencia de páginas de Las hermanas Gilda realizadas por un equipo apócrifo de guionistas y dibujantes interinos de Bruguera. De hecho, el estilo de otros autores como Blas Sanchís se dejó notar en la serie desde principios de los años sesenta. También se reeditaron las viejas entregas de su creador, recicladas y parcialmente redibujadas para ser publicadas de nuevo (las recortaban viñeta a viñeta para engancharlas sobre un nuevo soporte, rehaciendo bocadillos y fondos). Por esta razón, no es fácil localizar páginas nuevas de Las hermanas Gilda a partir de 1972. Vázquez, además, parecía más interesado en otras de sus series.

Personajes

Leovigilda

Es una mujer práctica y austera, inmisericorde con su hermana, a la que censura y reprime constantemente, volcando en ella su evidente frustración vital.

Hermenegilda

Es la antítesis de su hermana: ingenua, bastante ignorante, fantasiosa y feliz, ansiosa por encontrar novio, aunque es capaz de apasionarse por cualquier detalle.