La Habichuela
  • Otros nombres: La página loca de TBO
  • Autores: Esegé, Sirvent, Joan Tharrats, Tha, Paco Mir
  • País: España
  • Origen: TBO 2000 nº. 2.259, 16/12/1977
  • Desaparición: TBO 2000 nº. 2.318, 09/02/1979
  • Enlaces: 13 Rue Bruguera, El foro de la T.I.A., Lady Filstrup
Bibliografía

Cortés Pascual, Juan José:

Historia y análisis de la revista TBO hasta la conmemoración de su 75 aniversario (1917-1992), Publicacions de la Universitat Autònoma de Barcelona, Barcelona, 1993.

Cuadrado, Jesús:

Diccionario de uso de la historieta española, 1873-1996, Compañía literaria, Madrid, 1997.

Cuadrado, Jesús:

De la historieta y su uso, Ed.Sinsentido, Madrid, 2000.

Guiral, Antoni:

100 años de TBO. La revista que dio nombre a los tebeos, Ediciones B, Barcelona, 2017.

Manzanares, Jordi:

100 anys. El tebeo que va donar nom als altres, Diminuta Editorial, Barcelona, 2016.

Manzanares, Jordi:

100 años. El tebeo que dio nombre a los demás, Diminuta Editorial, Barcelona, 2016.

Moreno Santabárbara, Federico:

TBO cumple 75 años, prólogo del catálogo de la exposición TBO 75 años, Ficomic, Barcelona, 1992.

Roig, Sebastià:

Les generacions del còmic, Flor del Vent Edicions, Barcelona, 2000.

Segura, Rosa:

Ediciones TBO, ¿dígame? Memorias secretas de una secretaria, Marrè Produccions Editorials, Barcelona, 2006.

Segura, Rosa:

Ediciones TBO, ¿dígame? Memorias secretas de una secretaria, Diminuta Editorial, Barcelona, 2014.

VV.AA.:

Tebeos. Las revistas infantiles, Asociación Cultural Tebeosfera, Sevilla, 2014.

La Habichuela

Un surrealista revoltijo de dibujos, fotos y textos que, por primera vez en su larga historia, introdujo en TBO el humor absurdo. Eso era La habichuela, una sección semanal creada a finales de 1977 por un grupo de jóvenes autores llegados a la revista poco antes e integrado por Esegé, Paco Mir, Tha y T.P. Bigart (seudónimo de Joan Tharrats, hermano de Tha), a los que se unió Sirvent, algo mayor y que llevaba más tiempo en TBO, pero con el que pronto congeniaron. Otro joven dibujante, Pelai Ribas, también participó ocasionalmente en la iniciativa.

Lo cierto es que La página loca de TBO, como se la definía, fue la más original y rompedora de las secciones que se habían publicado hasta entonces en la veterana publicación. Sus autores pensaron que sería divertido hacer una página colectiva con sus ocurrencias, y Albert Viña, el director de TBO, accedió a ello por el entusiasmo que esos jóvenes demostraban y por la necesidad de probar cosas nuevas ante el continuado descenso de ventas de la revista. Para elaborarla, los integrantes del grupo se reunían por las noches en la redacción, debidamente provistos de cajas de galletas y cruasanes, y trabajaban todos sobre el mismo original. Además, se invitaba a los lectores a enviar sus propias «ideas locas» dibujadas, de entre las que se seleccionaba una cada semana para ser publicada, y cada mes se sorteaba como premio una habichuela entre sus autores; en las primeras ocasiones, algunos de los miembros del grupo se desplazaron al domicilio de los premiados para entregarles personalmente la habichuela, en una acción propia del tipo de humor que inspiraba la sección.

La iniciativa tuvo un impacto considerable entre los lectores más jóvenes, hasta el punto de que su espíritu se extendió por algunos números extraordinarios que ofrecían material inédito. Fueron, en concreto, los números del 11 al 14 de la colección Especial TBO, publicados en 1978 con el título de El habichuelo, y también el TBO extra con humor a topos, aparecido ese mismo año.

En febrero de 1979, La habichuela fue sustituida por una sección similar de tres páginas denominada 2mil, que apareció en los números 2.320, 2.323, 2.324, 2.327, 2.329 y 2.338. Posteriormente, sus autores —a excepción de Esegé, que recaló en Bruguera— se reencontraron en El Jueves y, bajo la denominación colectiva Quatricomía-4, retomaron la idea básica de La habichuela y la reconvirtieron en una historieta más adulta y más libre: Los miércoles, mercado.