Don Pelmazo Bla, bla, bla... y las mil latas que da
Bibliografía

Canyissà, Jordi:

Raf. Un artista en la fábrica, Amaníaco Ediciones, Barcelona, 2014.

Guiral, Antoni:

Cuando los cómics se llamaban tebeos: La Escuela Bruguera (1945-1963), Ediciones El Jueves, Barcelona, 2004.

Guiral, Antoni:

Los tebeos de nuestra infancia: La Escuela Bruguera (1964-1986), Magnum ; 7, Ediciones El Jueves, Barcelona, 2007.

Don Pelmazo Bla, bla, bla... y las mil latas que da

Don Pelmazo, creación de Raf, un historietista muy bien dotado para el dibujo, fue una serie publicada en realidad en dos etapas distintas de la carrera de este autor. La representación gráfica del personaje tuvo una evolución muy remarcable desde su primera aparición en 1959 hasta que pasó a protagonizar portadas en DDT a finales de los años sesenta y principios de los setenta. De hecho, Jordi Canyissà, en su libro Raf. Un artista en la fábrica, asegura de esta primera etapa que: “Don Pelmazo es tal vez la creación gráfica más brillante de Raf en su primer paso por Bruguera. El dibujo anguloso y ejecutado con nervio anuncia el mejor Raf del futuro”. Y es que Raf abandonó Bruguera precisamente en 1959, poco después de crear a Don Pelmazo, por lo que su estilizada figura no volvió a las viñetas hasta 1968, cuando hacía dos años que el historietista catalán había vuelto a publicar en las revistas de esta editorial.

Don Pelmazo, que por cierto se inspiraba en un familiar del propio Raf, es un hombre presumiblemente bienintencionado que no duda en dar consejos a amigos o a desconocidos con los que se cruza en sus interminables paseos. En el segundo estadio de la mediana edad, Don Pelmazo parece, como tantos personajes de Bruguera, no tener ni oficio ni beneficio. Regala sus amplios conocimientos generosamente mediante amplias y pesadas peroratas, siempre según su propia opinión. Pero cuando sus sufridos seguidores llevan a cabo sus consejos siempre acaban en desastre.

Personajes

Don Pelmazo

Un hombre alto de nariz alargada. Inicialmente llevaba barba y bigote, pero con el tiempo solo le quedó el bigote. Normalmente, va ataviado con sombrero, gabardina y bufanda. En los últimos tiempos de la serie se acompaña de un bastón o un paraguas.