Xut!
  • Origen: 23/11/1922
  • Desaparición: 10/07/1936
  • Numeración: Del 1 al 718
  • Medidas: 280x205 mm.
  • Formato: Revista
  • Editor: Santiago Costa (Publicaciones Mundial)
  • Idioma: Catalán
  • País: España
  • Periodicidad: Semanal
  • Enlaces: Ciberniz, colección digitalizada (ARCA), Wikipedia
Bibliografía

Amat, Manuel:

"El ‘Xut!’ de Castanys", La Vanguardia, 19-3-1972

Cadena, Josep Maria:

"Revistes i publicacions d’humor en català 1841-1939", Il.lustradors a Catalunya, Nadala Fundació Jaume I, Barcelona, Any XXIX, 1995.

Capdevila, Jaume:

Muntañola, l'art de viure, l'art de riure, Museu de Granollers, Granollers, 2007.

Capdevila, Jaume:

Trazos. Cien años de ilustración y humor en Mundo Deportivo, Mundo Deportivo, Barcelona, 2006.

Espina, Wifred:

Un siglo de humor en Catalunya, El Correo Catalán, Barcelona, 1979.

Solà i Dachs, Lluís:

Xut!, Bruguera, Barcelona, 1967.

Solà i Dachs, Lluís:

L'humor català, 3 vols., Bruguera, Barcelona, 1972.

Torrent, Joan; Tasis, Rafael:

Història de la premsa catalana, 2 vol., Bruguera, Barcelona, 1966.

Xut!

A principios de los años veinte el editor Santiago Costa había conseguido un objetivo que perseguía desde hacía una década: acaparar el mercado de las publicaciones humoristico-eróticas. Costa editaba Papitu, El Nandu de Llofriu y El Caloyo, tres publicaciones que se acercaban a los temas considerados pecaminosos por la rancia moralidad de la época mediante el humor y la caricatura. Dispuesto a ampliar su mercado, ya que contaba con una amplia nómina de colaboradores especializados en la literatura y el dibujo humorístico entre los que se contaban los mejores periodistas y dibujantes de la época, el editor se decidió en 1922 a sacar una revista en la que satirizar sobre el deporte, especialmente los dos que arrastraban masivamente al público de la época: el fútbol y el boxeo.

Así nació Xut!, dirigido en un principio por Alfons Roure, bajo el cometido de hacer la crónica deportiva de la semana bajo el prisma del humor. Las prácticas deportivas habían experimentado un gran auge en aquellos años, concitando una gran expectación popular. Datan de aquellos años las construcciones de las primeras grandes infraestructuras deportivas: estadios, velódromos y recintos donde celebrar encuentros de boxeo. En Cataluña la popularidad del Barça y especialmente su rivalidad con el RCD Español se convirtieron en temas que preocupaban profundamente a la sociedad y que hallaban cada vez más eco en las páginas de la prensa. Desde hacía unos años algunas revistas satíricas ya dedicaban algunas crónicas y artículos a las prácticas deportivas y a caricaturizar a los jugadores. Pero Xut! fue la primera que se lanzó, con éxito, a hacer una revista completa sobre deporte.

El éxito fue inmediato y al poco tiempo Xut! se consolidaba. Esto tiene mucho que ver con la implicación en la revista de Valentí Castanys, que hasta aquel momento dibujaba y escribía para las otras revistas de Costa, especialmente en Papitu. Castanys, a quien en realidad no interesaba para nada el deporte, se inventó un lenguaje y un país imaginario, la "grimégia" y el "país del sidral", una lugar en el que las cosas dedicadas al deporte tenían la máxima importancia y donde, escudado en el humor, podía narrar a base de equívocos y juegos de palabras la crónica de los partidos.

A pesar de ser fundada y dirigida por Santiago Costa, Xut! debe su orientación, su éxito y su popularidad al dibujante Valentí Castanys, que fue su principal redactor y acabó por ser su propietario. Castanys intentó crear muchas revistas. Está detrás de proyectos como El Lliri Blanc, El Senyor Canons o Cinópilis que nunca lograron el mismo éxito arrollador que lograría con Xut!. En realidad, durante los años veinte proliferaron las publicaciones que intentaban aunar humor y deporte, a la sombra del éxito de público de Xut!, pero ninguna logró arrebatarle el primer lugar entre las preferencias del público.

Otro factor a tener en cuenta en la vida de esta revista es la instauración, al cabo de un año de su nacimiento, de la dictadura de Primo de Rivera. Al prohibirse la política y al resultar que la prensa normal estaba estrechamente vigilada por la censura, el humor deportivo tomó otra dimensión en la que hablando de una cosa el lector era capaz de interpretar que en realidad se estaba criticando otra. También en aquel momento el Barça se convirtió en el represnetante de la catalanidad (cabe recordar los incidentes por la pitada a la Marcha Real en un partido en Les Corts). Así se convirtió en una válvula de escape ante las prohibiciones y sinsentidos de la dictadura. Y eso la convirtió en una publicación de gran difusión.

Además de Castanys, que escribía y dibujaba, en el equipo habitual de Xut! encontramos a Benigani, Opisso, Gripau, Moreno o Mestres. La revista tenía al principio ocho páginas, pero al cabo de un tiempo pasó a tener dieciséis. En sus buenos años la portada estaba a cargo de Castanys y la contracubierta era dibujada por Opisso. Castanys logró crear un universo simbólico único, del que aún hoy perviven algunos restos integrados en la historia de nuestro fútbol. Por ejemplo, la figura del “avi del Barça” nació en las páginas de Xut! así como la denominación de “periquitos” para los socios del Espanyol.

Una vez instaurada la República el editor Costa cambió la orientación de sus publicaciones y acabó por vender o ceder la cabecera a Castanys de modo que el principal impulsor de la revista pasó también a ser su propietario. La revista cambió de dirección de redacción y administración y pasó de la Calle del Conde del Asalto, donde estaban los talleres de Costa, a la calle de Ludovico Pío, donde vivía Castanys. El cambio se produjo a partir del número 624, en 1934. También cambió sus medidas y pasó a ser de mayor tamaño, aunque con menos páginas. El estallido de la Guerra Civil acabó con la vida de esta publicación. Xut! dejó de aparecer en julio de 1936.

Tras la guerra, Castanys, que se había refugiado en el bando nacional y había colaborado en publicaciones fascistas editadas en San Sebastián, no consiguió el permiso de las autoridades para volver a editar Xut!. Tras varios años de trámites y desengaños en la triste Barcelona franquista, casi deiz años después de la desaparición de Xut!, Castanys logró editar otra revista, El Once, que recogería el testigo de lo que fue Xut! pero en castellano a causa de la aversión del franquismo a la lengua catalana.

Principales colaboradores: Benigani, Castanys, Gripau, Salvador Mestres, Arturo Moreno, Opisso, Passarell.