Virolet
Bibliografía

Cadena, Josep Maria:

"En Patufet, el nen centenari", El Periódico de Catalunya, 2 de enero, [Barcelona], 2004.

Castellanos, Jordi; et al.:

En Patufet, cent anys. La revista i el seu impacte, Publicacions de l'Abadia de Montserrat, Barcelona, 2004.

Castillo, Montserrat:

Els il·lustradors d’en Patufet. L'excel·lencia del traç, catálogo de la exposición, Fundació Caixa Tarragona, Tarragona, 2004.

Solà, Lluís:

En Patufet (1904-1938), Editorial Bruguera, Barcelona, 1968.

Torrent, Joan; Tasis, Rafael:

Història de la premsa catalana, 2 vol., Bruguera, Barcelona, 1966.

Virolet

Con el título Virolet, el subtítulo "Noi bellugadís i alegre, que no s'està mai quiet" (“Chico movido y alegre que no está nunca quieto”), y la indicación de que era un "suplement d'En Patufet" (“suplemento de En Patufet”), la editorial Baguña, que desde 1905 publicaba con amplio éxito este semanario infantil, el 7 de enero de 1922 inició una nueva publicación destinada a niños y niñas de corta edad. El motivo fue compensar la creciente transformación del semanario-madre en una revista para adolescentes a la par que sus miles de primeros lectores se iban haciendo mayores. Por ello se arbitró un nuevo semanario, que recogía en el título el seudónimo que el periodista Josep Morató había empleado entre 1902 y 1912 cuando firmaba sus críticas de teatro en ¡Cu-Cut!. Un “virolet, en catalán, es una peonza prismática con una letra o un número en cada cara, que se utiliza en ciertos juegos de azar.

Virolet, con un formato de 30 x 20 centímetros, ocho páginas en las que predominaban los dibujos sobre el texto y un precio de diez céntimos el ejemplar, agradó a la grey infantil catalana, y a los padres y abuelos que aportaban las piezas de dinero para las compras semanales. Uno de sus atractivos era el abundante uso del color, tanto en la etapa inicial realizada técnicamente en los talleres de E. y J. Solà, como en la que siguió, a partir de 1924, en los locales del editor Josep Baguñà, que había adquirido una rotativa a color para sus publicaciones que era un prodigio tecnológico en la España de entonces.

Virolet destacó inmediatamente por la calidad de los trabajos gráficos, debidos a Joan G, Junceda, Gaietà Cornet, Joan Llaverias, Feliu Elias Apa, Valentí Castanys, Miquel Cardona Quelus, Lola Anglada, Jaume Passarell, Josefina Tanganelli Abel, Artur Moreno, Ricard Opisso y otros más, todos ellos ya conocidos a través de En Patufet. Los redactores estaban encabezados por Josep Maria Folch i Torres.

Los personajes más populares fueron Gulliver, que protagonizaba aventuras en el país de los enanos y en el de los gigantes, y un aprendiz de piloto llamado Lau obra del escritor Carles Soldevila, ambos dibujados por Junceda, que se hallaba en los mejores momentos de su producción artística.

La trayectoria de Virolet, que alcanzó 469 números, se prolongó hasta el 3 de enero de 1931, en que fue sustituido por Esquitx, revista compuesta por cuatro pequeños cuadernos semanales que se vendían conjuntamente.

Principales colaboradores: Joan G, Junceda, Gaietà Cornet, Joan Llaverias, Feliu Elias Apa, Valentí Castanys, Miquel Cardona Quelus, Lola Anglada, Jaume Passarell, Pere Prat Ubach, Josefina Tanganelli Abel, Artur Moreno, Ricard Opisso.

Series: Gulliver (Joan G, Junceda), Lau (Joan G, Junceda).