TBO (1952-1972)

Artículos:

Bibliografía

Alary, Viviane:

Historietas, cómics y tebeos españoles, Presses Universitaires du Mirail, Tolouse, 2002.

Barrero, Manuel:

Gran Catálogo de la Historieta. Inventario 2012, ACT Ediciones, Sevilla, 2013.

Benejam:

La mirada del ninotaire, Sa Nostra, Ciutadella, 2001.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Cuadrado, Jesús:

Diccionario de uso de la historieta española, 1873-1996, Compañía literaria, Madrid, 1997.

Delhom, José María:

Catálogo del tebeo en España (1865-1980), Círculo del Cómic y del Coleccionismo, Barcelona, 1989.

Delhom, Josep Maria; Navarro, Joan ; Colectivo 9º Arte:

Catálogo del Tebeo en España. 1915-1965, Club Amigos de la Historieta, Barcelona, 1980.

Fernández Sarasola, Ignacio:

La legislación sobre historieta en España, Asociación Cultural Tebeosfera (ACyT), Sevilla, 2014.

Freixes, Sergi; Garriga, Jordi:

Els últims invents de Ramon Sabatés, Viena Edicions, Barcelona, 2008.

Gasca, Luis:

Los cómics en España, Editorial Lumen, Barcelona, 1969.

Giralt i Llordés, Lluís:

Els dibuixants del TBO. Dibuixos originals 1917-1960, Plumilla Publicitat, Sabadell, 1995.

Guiral, Antoni:

Del tebeo al manga: Una historia de los cómics, volumen 8, Panini Comics, Torroella de Montgrí (Girona), 2011.

Martín, Antonio:

Apuntes para una historia de los tebeos, Ediciones Glénat, Barcelona, 2000.

Moreno Santabárbara, Federico:

TBO cumple 75 años, prólogo del catálogo de la exposición TBO 75 años, Ficomic, Barcelona, 1992.

Segura, Rosa:

Ediciones TBO, ¿dígame? Memorias secretas de una secretaria, Diminuta Editorial, Barcelona, 2014.

VV.AA:

Josep Coll, el observador perplejo, Diminuta Editorial i Trilita, Barcelona, 2015.

VV.AA.:

Historia de los Comics, 4 tomos, Toutain Editor, Barcelona, 1982.

VV.AA.:

Tebeos. Las revistas infantiles, Asociación Cultural Tebeosfera, Sevilla, 2014.

TBO (1952-1972)

En agosto de 1951 la empresa Buigas, Estivill y Viña, S. L. consiguió finalmente los preceptivos permisos oficiales para que la revista TBO pudiese aparecer como publicación periódica. Como consecuencia de ello, se decidió poner fin a la serie de 131 cuadernos sin numerar que habían ido apareciendo desde 1941 y dar comienzo a una nueva época numerada desde el número 1, que se puso a la venta en marzo de 1952. Debe advertirse, sin embargo, que aunque la inscripción “segunda época” figuró en todos los números de esta etapa entre el 2 y el 140, la mayor parte de los coleccionistas se refieren a ella como “tercera época”, al contabilizar como tal el anterior periodo carente de numeración.

Esta tercera etapa o segunda época numerada (como se quiera) fue aquella en la que la revista alcanzó su mayor popularidad, con una tirada récord de 350.000 ejemplares en octubre de 1956, aunque también la del inicio de su declive. Además, en 1968, poco después del cincuentenario de la publicación, la Real Academia Española incorporó el término “tebeo” con la siguiente definición: “Revista infantil de historietas cuyo asunto se desarrolla en series de dibujos”. No obstante, en el diccionario impreso no apareció esa voz hasta la edición de 1981.

Fue también en 1951 cuando se creó el Ministerio de Información y Turismo, del que dependía la Dirección General de Prensa, que también se ocupó de las revistas infantiles y juveniles. Con la excusa de tutelar los derechos de la infancia, en 1952 se formó la Junta Asesora de la Prensa Infantil, que en 1954 pasó a denominarse Junta Asesora de Publicaciones Infantiles. De forma paralela a esta reorganización administrativa empezaron a promulgarse detalladas disposiciones sobre los contenidos de estas publicaciones como las Normas sobre Prensa Infantil dictadas el 21 de enero de 1952 conforme a los postulados ideológicos del nacionalcatolicismo, reforzadas por el Decreto del 24 de junio de 1955 sobre el mismo tema. Estas normativas propiciaron que el humor de TBO abandonase todo rastro de mordacidad o truculencia y se tornase más blanco e inocente que nunca. La incorporación como guionista de Carles Bech contribuyó a acentuar esta línea, sobre todo a partir del fallecimiento de Joaquim Buigas en enero de 1963.

Curiosamente, y a diferencia de otras revistas infantiles, TBO contaba con un importante porcentaje de fieles lectores adultos que no sólo no rechazaron la creciente ingenuidad de sus contenidos sino que, de algún modo, la alentaron. Quizás de manera inconsciente, TBO pasó a buscar más el agrado de los padres que el de los hijos, y los padres pedían que la revista no dejase de ser “la de siempre” y que se mantuviese dentro de los límites de la moralidad y el “buen gusto”. Si a estos planteamientos conservadores se añade que se partía de una fórmula de éxito no resulta sorprendente que la empresa editora apostase por el inmovilismo y la repetición. Y parece probable que fuese en esta época en la que se acuñase la frase despectiva “estar más visto que el TBO”.

Entre los requisitos de la nueva legislación figuraba que el director de la publicación debía contar con carnet de periodista. Para soslayar el problema, la empresa recurrió a Antonio Casas Fortuny, que ejerció sobre el papel ese cargo entre 1955 y 1956, y Joan Sariol Badia, que lo hizo entre 1956 y 1965, aunque ninguno de los dos intervino en realidad en los contenidos de la revista. En la práctica, quienes la dirigieron en esa época fueron Joaquim Buïgas y Emilio Viña, hasta que el hijo de este último, Albert Viña, obtuvo la titulación requerida y pudo asumirla en 1965.

La plantilla de autores procedente de la etapa anterior, en la que sobresalía Coll cada vez con mayor protagonismo, se vio ampliada con algunas incorporaciones como Isabel Bas, que dibujó Ana-Emilia y su familia, serie protagonizada por una niña que llevaba el nombre de una hija del director de TBO y que empezó a publicarse en el número 504, M.ª Ángeles (hija de Sabatés), Mary (hija de Urda), Pañella, Nadal, Alfons Figueras, Raf (que a menudo firmó como Roldán), José Royo, Alfons López o Bernet Toledano, creador gráfico de la serie Altamiro de la Cueva (que debutó en el número 395, fechado el 21 de mayo de 1965, con guiones de Carles Bech). Un par de años antes se había estrenado Josechu “el vasco” de Muntañola (concretamente, en el número 300, del 24 de julio de 1963). También se publicaron historietas de algunos dibujantes extranjeros como Darrell McClure (La pequeña Annie), Dave Breger (Mister Breger) o Carl Anderson (Enriquito).

Aunque esta etapa se inició con una periodicidad quincenal, TBO pasó a ser semanal a partir del número 295, publicado en junio de 1963. Si en un principio la mitad de la paginación era en color y la otra mitad en blanco y negro, en 1967, con motivo del cincuentenario de la revista, pasó a ser la mitad en color y la otra mitad a dos tintas. Solo un año después, TBO pasó a ofrecer todas sus páginas a todo color.

En el número 472, publicado en 1966, se incorporó en la parte superior izquierda de la portada un dibujo de Raf en el que aparecen los rostros de seis miembros de una familia alrededor de una portada de TBO y que se convirtió en uno de los elementos distintivos más característicos de la publicación aunque, durante el año siguiente, fue sustituido por otro del mismo autor alusivo al cincuentenario de la publicación. Desde el año 1964 los números extraordinarios dejaron de limitarse a los almanaques navideños y proliferaron los dedicados a los más diversos temas. Entre ellos figuraron los dos que se publicaron en 1967 con motivo de los 50 años de TBO.

Los editores decidieron poner fin a esta etapa en el número 789, con fecha del 8 de diciembre de 1972, para dar paso al nuevo TBO 2000 desde la semana siguiente.

Principales colaboradores: Alfonso (López), Carl Anderson, Ayné, Isabel Bas, A. Batllori Jofré, Carles Bech, Benejam, Bernet Toledano, Blanco, Dave Breger, Joaquim Buigas, Castanys, Coll, Díaz, Donaz, Escobar, Alfons Figueras, Iranzo, M.ª Ángeles, Mary, Darrell McClure, Salvador Mestres, Moreno, Muntañola, Nadal, Nit, Pañella, Raf, José Royo, Sabatés, Serra, Massana, Soriano, Tinez, Urda.

Principales series: Altamiro de la Cueva (Joan Bernet Toledano), Ana-Emilia y su familia (Isabel Bas), Aventuras de Dña. Exagerancia (Muntañola), De todo un poco (Urda), Don Jerónimo, jefe de cocina (Raf), Enriquito (Carl Anderson), Morcillón y Babalí (Benejam), Visiones de Hollywood, Joaquinete y su chupete (Antoni Ayné), Josechu “el vasco” (Muntañola), La familia Ulises (Benejam), La pequeña Annie (Darrell McClure), Los grandes inventos de TBO, Los Kakikus (Josep Mª Blanco), Melitón Pérez (Benejam), Mister Breger (Dave Breger).