TBO (1941-1952)

Artículos:

Bibliografía

Alary, Viviane:

Historietas, cómics y tebeos españoles, Presses Universitaires du Mirail, Tolouse, 2002.

Benejam:

La mirada del ninotaire, Sa Nostra, Ciutadella, 2001.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Cuadrado, Jesús:

Diccionario de uso de la historieta española, 1873-1996, Compañía literaria, Madrid, 1997.

Delhom, José María:

Catálogo del tebeo en España (1865-1980), Círculo del Cómic y del Coleccionismo, Barcelona, 1989.

Delhom, Josep Maria; Navarro, Joan ; Colectivo 9º Arte:

Catálogo del Tebeo en España. 1915-1965, Club Amigos de la Historieta, Barcelona, 1980.

Freixes, Sergi; Garriga, Jordi:

Els últims invents de Ramon Sabatés, Viena Edicions, Barcelona, 2008.

Gasca, Luis:

Los cómics en España, Editorial Lumen, Barcelona, 1969.

Giralt i Llordés, Lluís:

Els dibuixants del TBO. Dibuixos originals 1917-1960, Plumilla Publicitat, Sabadell, 1995.

Guiral, Antoni:

Del tebeo al manga: Una historia de los cómics, volumen 8, Panini Comics, Torroella de Montgrí (Girona), 2011.

Martín, Antonio:

Apuntes para una historia de los tebeos, Ediciones Glénat, Barcelona, 2000.

Martín, Antonio:

Historia del Cómic Español: 1875-1939, Colección Comunicación Visual, Editorial Gustavo Gilli, Barcelona, 1978.

Moreno Santabárbara, Federico:

TBO 75 años, Ficomic, Barcelona, 1992.

Segura, Rosa:

Ediciones TBO, ¿dígame? Memorias secretas de una secretaria, Diminuta Editorial, Barcelona, 2014.

VV.AA:

Josep Coll, el observador perplejo, Diminuta Editorial i Trilita, Barcelona, 2015.

VV.AA.:

Tebeos. Las revistas infantiles, Asociación Cultural Tebeosfera, Sevilla, 2014.

VV.AA.:

Gran Catálogo de la Historieta. Inventario 2012. Catálogo de los tebeos en España. 1880-2012, ACyT Ediciones, [s.l], 2013.

VV.AA.:

Historia de los cómics, Volumen 4, Toutain editor, Barcelona, 1982.

TBO (1941-1952)

Una vez finalizada la Guerra Civil, Joaquim Buïgas se propuso reemprender la publicación de TBO, la revista de historietas que tanto éxito había alcanzado en la etapa anterior y que había sido interrumpida en 1938. Para ello se asoció con la Editorial Bauzà (posteriormente se incorporó a esta sociedad Emilio Viña, lo que dio pie a la constitución de Buigas, Estivill y Viña, S.L. en 1943). Sin embargo, el nuevo régimen político encabezado por el general Franco ya había creado durante el conflicto un monopolio editorial de publicaciones infantiles controlado por el partido único, la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET y de las JONS), que mantuvo en las décadas siguientes una posición de privilegio por su carácter oficialista. Al igual que otros editores, Buïgas y sus socios se vieron obligados a sortear la escasez de papel (al que tenían acceso preferente las publicaciones del régimen) y la falta de permisos para publicar revistas con carácter periódico, y lo hicieron recurriendo a un subterfugio similar al que empleó la competencia: cambiar ligeramente la cabecera de cada cuaderno, como si de publicaciones unitarias se tratase.

Precisamente por no llevar números ni fechas, el estudio y ordenación de esta etapa de TBO ha planteado grandes dificultades a estudiosos y coleccionistas. Las conclusiones a las que han llegado unos y otros no son totalmente coincidentes, aunque cada aportación que se produce parece aportar nueva luz al respecto. Entre las más recientes se encuentra el artículo de Manuel Barrero “El TBO de Buigas, el TBO de siempre”, publicado en el número 8 de la segunda época de la revista digital Tebeosfera, en el que propone una nueva ordenación de los 131 cuadernos aparecidos en esos años a partir del análisis de los contenidos de buena parte de ellos. El primero de estos cuadernos sin numerar (parece por ello impropio llamarlos “números”) se denominó Selección de historietas y pasatiempos para 1942 y parece lógico pensar que debió de ponerse a la venta a finales de 1941. Conocido por muchos coleccionistas como “el almanaque del mamut” por el animal que protagonizaba la portada ilustrada por Urda, todas sus páginas interiores estaban impresas a una tinta y sólo la portada era en color, con la marca Ediciones TBO claramente destacada. Sin embargo, siguiendo la tesis que Barrero expone en el artículo mencionado, parece que se trató en realidad de un lanzamiento aislado y sin continuidad hasta junio de 1943, cuando se produjo la aparición de Una hora de risa. En consecuencia sería cuestionable la inclusión de Selección de historietas y pasatiempos para 1942 en esa relación de 131 cuadernos, tanto por el largo tiempo transcurrido entre su publicación y la de Una hora de risa como por su presunta condición de almanaque.

De este modo, Una hora de risa podría considerarse el verdadero punto de inicio de esta etapa de la publicación. En los once cuadernos siguientes, la cabecera cambiante (Vacaciones alegres, De todo un poco, Hojas escogidas, Páginas festivas, etc.) aparecía claramente separada de la marca Ediciones TBO. A partir de ahí, la preposición “de” une esa denominación variable al clásico logotipo de TBO (Hojas alegres de TBO, Páginas selectas de TBO, Historietas y chistes de TBO, etc.) y, desde el 38º y hasta el final, se añade la expresión “Ediciones TBO” (Álbum humorístico de Ediciones TBO, Escarceos cómicos de Ediciones TBO, Hojas recreativas de Ediciones TBO, etc.).

Los distintos cuadernos aparecieron con una periodicidad aproximadamente bimestral durante el primer año, que pasó a ser mensual desde mediados de 1944 y quincenal entre el verano de 1949 y marzo de 1952, cuando se cerró esta etapa sin numerar para dar paso a una nueva época numerada.

Lo cierto es que, como ya había sucedido en la primera época y a pesar de las dificultades, esta etapa sin numerar de TBO obtuvo un gran éxito, al que sin duda contribuyó la aparición de algunas series que muy pronto se convirtieron en las más populares de la revista como La familia Ulises (1944), inicialmente una mordaz sátira de una familia media durante la posguerra, o Las aventuras de Eustaquio Morcillón y Babali (1946), ambas con dibujos de Benejam y guiones de Joaquim Buigas y que se unieron a las iniciadas en la etapa anterior (De todo un poco, Los grandes inventos de TBO o Melitón Pérez). Junto a los que ya habían colaborado en la primera época, muchos otros dibujantes llenaron las páginas de TBO en esta etapa, la mayoría de forma fugaz y sin dejar una huella demasiado profunda, aunque también se produjeron las incorporaciones de Muntañola, Castanys, Sabatés, Blanco y, sobre todo, Coll, que publicó su primera historieta en 1949.

En conjunto puede decirse que, desde el punto de vista de sus contenidos, la etapa sin numerar de TBO no difiere demasiado de la primera época de la revista: unas pocas series con personajes fijos y muchas historietas sin continuidad de extensión y con formatos muy variados, presentadas en una abigarrada compaginación que obedecía al principio de ofrecer al lector el máximo contenido posible.

Principales colaboradores: Ayné, A. Batllori Jofré, Benejam, Blanco, Joaquim Buigas, Castanys, Coll, Díaz, Donaz, Escobar, Iranzo, Salvador Mestres, Moreno, Muntañola, Nit, Sabatés, Serra Massana, Soriano, Tinez, Urda

Principales series: Angelina y Cristóbal (Muntañola), De todo un poco (Urda), Enriquito (Carl Anderson), La familia Ulises (Benejam), La pequeña Annie (Darrell McClure), Los grandes inventos de TBO, Melitón Pérez (Benejam), Morcillón y Babalí (Benejam), Visiones de Hollywood