Sigronet
Bibliografía

Torrent, Joan; Tasis, Rafael:

Història de la premsa catalana, 2 vol., Bruguera, Barcelona, 1966.

Sigronet

Sigronet era un semanario de humor dedicado a niños y jóvenes que apareció sin fecha ni numeración en 1924, una época en la que el mercado de este tipo de publicaciones en catalán estaba absolutamente copado por En Patufet, y, en castellano, por TBO. Además, salió cuando el catalán no era visto precisamente con simpatía por la dictadura de Primo de Rivera. El gobierno español ejercía una censura idiomática e ideológica que lo condujo a prohibir varias entidades como el Orfeó Català o el F.C. Barcelona, entre otros, y a instaurar una férrea censura en las publicaciones periódicas que causó, también, varios cierres.

Practicando un humor absolutamente blanco y costumbrista, la publicación estaba dirigida y tenía como principal colaborador literario a Aureli Capmany. De la parte gráfica se encargaban los dibujantes Escobar, Enric Arman, Urda, Robert, Artur Moreno, Parets y Ermengol Vinaixa, entre otros.

La revista incluía biografías, epigramas, cuentos, aleluyas, folklore, una sección de pasatiempos titulada Rumia que rumiaràs e incluso publicaba un folletín. Todo aquello lo publicaba El Gato Negro, la editorial que por aquel entonces editaba Pulgarcito y que después de la Guerra Civil se convirtió en Bruguera. La editorial El Gato Negro tenía sede en la calle Projecte, 8, bajos, en el barrio barcelonés de Vallcarca, e imprimía la revista en la imprenta de C. Oliveró, en la calle de Sant Pere més Baix, 45. La publicación se vendía al módico precio de 10 céntimos de peseta y presentaba unas atractivas cubiertas (primera y última página) a todo color.

Lo que más sorprende a primera vista es el nombre de la revista escrito con “s” (cuando la palabra correcta es “cigronet”), justo en el año 1924, cuando hacía ya casi diez años que se habían publicado las normas ortográficas, que fueron generalmente aceptadas. No es la única errata ortográfica de la revista, también había una historieta titulada, nunca mejor dicho: Una etivocació (en catalán correcto debería ser “una equivocació”, es decir, “una equivocación”). Este cambio de la “c” correcta por la “s” en el nombre de la publicación puede haberse empleado con el objetivo de tener un título con un aire todavía más infantil, ya que “cigronet” (“garbancito”) es uno de los apelativos cariñosos y simpáticos con los que se llama en catalán a los más pequeños de la casa.

Principales colaboradores: Artur Moreno, Clovis Eimeric, Emili Graells Castells, Enric Arman, Ermengol Vinaixa, Escobar, Robert, Parets, Urda.

Series: Fulls de vida, Rumia que rumiaràs.