Madrid Cómico
Bibliografía

Bozal, Valeriano:

Ilustración gráfica del siglo XIX en España, Comunicación, Madrid, 1979.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Cuadrado, Jesús:

Diccionario de uso de la historieta española, 1873-1996, Compañía literaria, Madrid, 1997.

Gómez Aparicio, Pedro:

Historia del periodismo español, Editora Nacional, Madrid, 1974.

López Ruiz, José María:

Un siglo de risas. 100 años de prensa de humor en España, Libris, Madrid, 2006.

López Ruiz, José María:

Vida alegre, Compañía literaria, Madrid, 1995.

Martín, Antonio:

Los inventores del cómic español, 1873-1900, Planeta DeAgostini, Barcelona, 2000.

VV.AA.:

150 años de prensa satírica, Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 1991.

Madrid Cómico

Es uno de los semanarios satíricos más importantes del siglo XIX. Nació cerca de 1880 y tuvo una larga vida hasta 1923, si bien es cierto que a partir del comienzo del siglo XX la vida de esta revista languideció y perdió a un buen número de suscriptores. Madrid Cómico fue el heredero de El Mundo Cómico y, igual que éste, apenas tocó temas políticos. Fundado por Miguel Casaña, fue una publicación intrascendente que sólo pretendía conseguir la sonrisa del lector, cosa que tardó en lograr. Los primeros años sólo sirvieron para que el editor perdiera dinero, por lo que decidió ponerla a la venta por la ya entonces ridícula cantidad de 250 pesetas.

El principal redactor de Madrid Cómico, sobre quien recaía buena parte de la responsabilidad de la publicación, fue el poeta y periodista vallisoletano Sinesio Delgado. La parte gráfica de humor estaba a cargo de Cilla, un caricaturista que creó los populares “cabezones”, personajes de actualidad que generalmente ocupaban la portada con la caricatura del retratado de tamaño mucho más grande que el cuerpo. Se trataba de figuras populares del mundo de la literatura, el teatro, el arte, los toros y rara vez de la política.

A partir de 1883, se hizo cargo de la dirección y de la propiedad del semanario el mismo Sinesio Delgado. Lo primero que hizo fue rodearse de una serie de buenos colaboradores entre los que destacaban: Miguel Ramos Carrión, Eduardo del Palacio, Vital Aza, Luis de Taboada, con su popular sección “De todo un poco”, Juan Pérez Zúñiga, con sus famosas “zuñigadas”, y Leopoldo Alas Clarín, quien desde Oviedo enviaba “Los paliques”.

El éxito de Sinesio Delgado con Madrid Cómico residió, aparte de en su pluma afilada y siempre acertada, en la huida de todo lo que tenía que ver con los vaivenes políticos. Prefirió hablar de lo festivo, lo social, lo popular y hasta lo cultural.

El mundo el teatro y de la lírica, así como los espectáculos taurinos, tuvieron una gran relevancia en la revista. A los textos de los redactores habituales se añadía una manera especial de hacer el humor gráfico y las caricaturas de Cilla en sus portadas, con unos ingeniosos ripios sobre el personaje caricaturizado generalmente escritos por el mismo Sinesio Delgado.

Serían cientos los ejemplos a destacar pero, como muestra, el texto que acompañaba a la caricatura del compositor Joaquín “Quinito” Valverde:

Cobra trimestres muy sanos
y estrena de cualquier modo,
poniendo música a todo
lo que cae entre sus manos.

Además de Cilla, en Madrid Cómico colaboraron un buen número de los ilustradores de la época como José Luis Pellicer, que venía de El Mundo Cómico y de La Ilustración Española y Americana, y Mecachis (Eduardo Sáenz Hermúa), que también había colaborado en El Mundo Cómico, El Motín y La Mosca Blanca y que después trabajó en Blanco y Negro. El éxito de Madrid Cómico en las últimas décadas del siglo XIX fue tan grande que pronto aparecieron unos hermanos menores: Barcelona Cómica y Valencia Cómica. La decadencia de la revista comenzó con el nuevo siglo, despareciendo los “cabezones”, cambiando el formato e introduciendo el color. Así continuó saliendo hasta 1923.

Principales colaboradores: Sinesio Delgado, Miguel Ramos Carrión, Eduardo del Palacio, Vital Aza, Luis de Taboada, Juan Pérez Zúñiga, Leopoldo Alas Clarín, José Luis Pellicer, Cilla, Mecachis, Sileno, Demócrito.