La Tomasa
  • Primera època:
    • Origen: 30/05/1872
    • Desaparición: 16/06/1872
    • Numeración: 4
    • Medidas: 37 x 27 cm.
    • Formato: Revista
    • Editor: Innocenci López Barnagossi
  • Segunda época: Setmanari català festiu il·lustrat i literari:
    • Origen: 20/09/1888
    • Desaparición: 28/12/1907
    • Numeración: 1007
    • Medidas: 27,8 x 19,3 cm.
    • Formato: Revista
    • Editor: Joan Miró
  • Formato: Revista
  • Idioma: Catalán
  • País: España
  • Periodicidad: Semanal
  • Enlaces: ARCA, Enciclopèdia Catalana, Prensa histórica
Bibliografía

Torrent, Joan; Tasis, Rafael:

Història de la premsa catalana, 2 vol., Bruguera, Barcelona, 1966.

La Tomasa

El nombre de una de las campanas de la catedral de Barcelona, Tomasa, sirvió para dar título a dos semanarios humorísticos diferentes que aparecieron en la ciudad en épocas distintas. La primera publicación, que sustituía a la suspendida gubernativamente L’Esquella de la Torratxa (que a su vez había reemplazado a la también suspendida gubernativamente La Campana de Gràcia), duró cuatro números, del 30 de mayo al 16 de junio de 1872, hasta la reaparición de La Campana de Gràcia.

Dieciséis años después, el 2 de septiembre de 1888, salió la segunda La Tomasa, que se definía en su subtítulo como un “setmanari català festiu il·lustrat i literari” (“semanario catalán festivo ilustrado y literario”), se vendía a 15 céntimos el ejemplar (posteriormente, 10 céntimos) y tenía ocho páginas (ampliaría a 16 páginas más tarde) y un formato de 27,8 x 19,3 centímetros. Tenía dos directores, uno literario, Simó Alsina i Clos, y otro artístico, Ramon Escaler. Entre los colaboradores en prosa y verso figuran Josep Barbany (Pepet del Carril), Conrad Roure, Antoni Bori i Fontestà, Josep Asmarats (Staramsa), Francesc Ubach i Vinyeta, Lluís Millà y Manuel Folch i Torres, entre otros. Algunos de los que dibujaron en la publicación fueron Ramon Escaler, Josep Robert, L. Roig, M. Prats, Ferran Xumetra, Joan Llopart, A. Figuer, E. Pastor y Josep Costa (que después se hizo popular como Picarol).

Su talante era pausado y huía de las polémicas y los chistes políticos. Quería contentar a los barceloneses amantes de la broma discreta que creían en la tranquilidad como principio vital máximo. El 28 de diciembre de 1907, día de los Santos Inocentes, en su número 1.007 (cifra, por cierto, al alcance de pocos semanarios históricos), se despidió de los lectores, y la sociedad barcelonesa más inquieta culturalmente no la echó a faltar.

Principales colaboradores: Ramon Escaler, Josep Robert, L. Roig, M. Prats, Ferran Xumetra, Joan Llopart, A. Figuer, E. Pastor, Josep Costa.