La Golondriz
Bibliografía

P. Garcia:

La Golondriz, sucesora de La Codorniz, Antologia 1990-2000, Academia de Humor, Pozuelo de Alarcón (Madrid), 2000.

VV.AA.:

Antologia de La Codroniz (1941-2011), Edaf, Madrid, 2011.

VV.AA.:

Biblioteca de La Golondriz, (Serie Minor). 45 volúmenes, Academia de Humor, Pozuelo de Alarcón (Madrid)

VV.AA.:

Biblioteca de La Golondriz, (Serie Major) 6 volúmenes, Academia del Humo, Pozuelo de Alarcón (Madrid)

La Golondriz

Cuando La Codorniz (“la revista más audaz para el lector más inteligente”) desapareció en 1978, un grupo de sus colaboradores, sintiéndose desamparados, quisieron arrancar otra publicación parecida. Los trámites, como siempre lentos y pesados, les llevaron doce años, y no fue hasta 1990 que obtuvieron el permiso para tratar de recuperar el espíritu de esa publicación con la aparición de La Golondriz, cuyo título era una clara declaración de intenciones y que se distribuía como suplemento mensual gratuito que incluso pretendía recuperar las secciones de más éxito de su predecesora, como Crítica de la vida, La Cárcel y la Comisaría de Papel, Politicómics, Crítica Literaria, Página de Terror, etc.

El director era Pgarcia (José García Martínez – Valencia, 1932), y los primeros colaboradores fueron Víctor Vadorrey, Rafael Castellano, Bardaxi, Amaro Carabel, Carlos Valverde, Adolfo Dodera y Juan José Plans. Sin embargo, al cabo de poco se les sumaron colaboradores nuevos y antiguos como Juan Español, Abuelo (Carlos Robles Piquer), Gonzalo Vivas, Oscar Pin, Evaristo Acevedo e incluso la creadora del juego de la revista El Damero Maldito, Conchita Montes. Por lo que respecta a los dibujantes, imprescindibles en cualquier revista de humor, colaboraban Pablo, Eduardo, Kalikrates, Marín, Munoa, Furió, Harca y Che, entre otros más esporádicos.

La revista vivía de la publicidad municipal de Madrid y, más adelante, se expandió a toda la provincia hasta que pasó a convertirse en suplemento quincenal del Diario 16 y de Ya, cosa que le permitió tener una distribución nacional y poder realizar portadas en cuatricromía.

A partir del año 2001 publicó, en formato de libro de unas 140 páginas, unas monografías dedicadas a temas diversos de actualidad como la implantación del euro o el uso más habitual de los teléfonos móviles. En estos libros participaron Mingote, Dátile, Mena, Edu, Soria, Quique, Alexandre, Piu, Tizón, Ferreira+Chandro, Martos, Neto, Lombilla y Fragoso como dibujantes, mientras que en la parte escrita encontramos a Chorot, Vizcaino Casas, Rosa Valenty, López Cruces, Lo Mihura y Daniel Hortas. También lanzó dos colecciones de libros: una de pequeño formato, Serie Minor, donde publicaba libros de varios autores entre los cuales había algunos de sus colaboradores habituales (algunos títulos: Pan, amor y ecología, Manual del oficinista perfecto, Umor sin hache, El cinturón de castidad...) y la Serie Major, bajo su propio sello editorial, cuyos títulos se dedicaban preferentemente a temas de actualidad como Teléfono móvil, Euro o El humor como autoayuda. Fuera de colección, editó una antología de la propia revista titulada La Golondriz, sucesora de La Codorniz, antología 1990-2000. Organizó varias actividades culturales como tertulias, exposiciones y conferencias, siempre bajo el signo del humorismo.

En 2005 La Golondriz pasó a editarse únicamente en formato digital, adscrita al portal El Can, que cambiaba sus contenidos cada quince días hasta que, finalmente, desapareció.

Principales colaboradores: Alexandre, Bardaxi, Cam, Carabel, Carlos (Abuelo), Castellano, Che, Chorot, Conchita Montes, Dátile, Dodera, Edu, Eduardo, Español, Fragoso, Furió, Gonzalo, Harca, Hortas, Kalikrates, Lombilla, López Cruces, Martos, Mena, Mihura, Munoa, Neto, Pablo, Pin, Pgarcia, Piu, Plans, Quique, Robles Piquer, Soria, Tizón, Vadorrey, Víctor, Valenty, Valverde, Vivas, Vizcaino Casas.