Gracia y Justicia
Bibliografía

Contreras Ruiz, Josep:

El somriure de la política. Ninotaires al voltant de la Segona República, (tesi doctoral)

López Ruiz, José María:

Un siglo de risas. 100 años de prensa de humor en España, Libris, Madrid, 2006.

Peña, José:

El único estadista. Una visión satírico burlesca de Don Manuel Azaña

Gracia y Justicia

Gracia y Justicia era una revista semanal de corte conservador que combatió a los diferentes gobiernos de la Segunda República con verdadero ingenio. Fue también una de las producciones de humor gráfico más importantes de la primera mitad del siglo XX. En su ideario señalaba como lema: “Predicar la Justicia, y hacerlo con Gracia”. Fue publicada por la Editorial Católica, comandada por Francisco Herrera Oria, quien algunas décadas después llegó a ser cardenal de Málaga.

La dirección de este semanario fue encomendada a Manuel Delgado Barreto, quien ya se había distinguido dirigiendo el semanario humorístico El Mentidero, un gran éxito de ventas entre 1913 y 1921. Posteriormente fue director del diario católico La nación. En Gracia y Justicia Barreto creó al personaje Aniceto Chinchón y Extremadura, una especie de solícito ordenanza, una parodia del presidente de la República Niceto Alcalá-Zamora. Aniceto fue la repetición de la fórmula de personaje que ya había empleado en Gedeón y El Mentidero, donde creó a Don Feliz del Mamporro y de la Sonrisa.

La tirada de Gracia y Justicia llegó a superar los 250.000 ejemplares y fue un referente no sólo entre el sector más conservador, sino también en otros, principalmente durante los primeros gobiernos de la República, que colocaron a la revista en su punto de mira.

Delgado Barreto contó con un plantel de grandes humoristas gráficos, destacando sobre todo Areuger, autor de buena parte de las incisivas portadas del semanario. Entre los personajes con los que más se ensañó estaba Manuel Azaña, el político más satirizado por la prensa de derechas y de izquierdas. Otros de sus blancos predilectos fueron Lerroux y Prieto.

Además de Areuger, la revista contó con colaboradores gráficos provenientes de Gutierrez y Buen Humor como K-Hito, Soravilla, Orbegozo, Kim o Galindo. Los textos estaban en gran parte escritos por Delgado Barreto.

De entre las secciones habituales destacaba una en la que se reproducían las cabeceras de algunos diarios del momento y se fingían falsas noticias. El 6 de agosto de 1932 la publicación fue suspendida durante cuatro meses, hasta el 3 de diciembre del mismo año. La suspensión coincidió con la sublevación del general Sanjurjo. El semanario continuó saliendo a la venta bajo el título Veras y Bromas con ligeras variantes en su confección y principalmente en sus portadas.

Tras la convocatoria de las elecciones del 19 de noviembre de 1933 el estilo incisivo del semanario se moderó, aunque no bajó la guardia y su nuevo chivo expiatorio fue Alejandro Lerroux. El llamado Bienio Negro Republicano concluyó con las elecciones de febrero de 1936, que dieron el triunfo al Frente Popular. Justo un día antes salió el último número de Gracia y Justicia. Su director, Manuel Delgado Barreto, continuó colaborando en publicaciones diarias del grupo católico. Durante la Guerra Civil fue encarcelado y fusilado en Paracuellos del Jarama.

Independientemente de su sesgo ideológico, Gracia y Justicia fue uno de los grandes semanarios de humor gráfico, muy por encima de los de izquierdas como El Fray-Lazo, El Gorro Frigio o La Traca.

Principales colaboradores: Areuger, K-Hito, Galindo, Kin, Orbegozo, Soravilla, Demetrio, Fervá, Cyrano.