Gedeón
Bibliografía

José Antonio Llera Ruiz:

Una historia abreviada de la prensa satírica en España: desde ‘El Duende Crítico de Madrid’ hasta ‘Gedeón’. Estudios sobre el mensaje periodístico, 2003.

López Ruiz, José María:

Un siglo de risas. 100 años de prensa de humor en España, Libris, Madrid, 2006.

Gedeón

Gedeón fue el semanario de sátira política más popular de finales del siglo XIX. Nació en Madrid fruto de la iniciativa de tres jóvenes amigos a los que el destino había reunido en la misma casa de huéspedes: los intelectuales y escritores Luis Royo Villanova, Francisco Navarro Ledesma y José Roure (quien dirigió el semanario hasta su último número). Su segundo propietario fue el Duque de Tovar, quien a su vez se lo vendió por una peseta de la época a Torcuato Luca de Tena, director de Blanco y Negro y ABC. La revista apareció el 14 de noviembre de 1895 y se publicó hasta octubre de 1912.

Junto a textos ingeniosos y altamente cáusticos de tendencia conservadora, los lectores de Gedeón podían disfrutar de las magníficas viñetas de Joaquín Moya, quien ya había colaborado en La Avispa, La Caricatura y Madrid Cómico. Las caricaturas del zaragozano Pedro Antonio Villahermosa, quien firmaba como Sileno y que procedía de la prensa diaria madrileña, fueron muy importantes en la revista. De su imaginación surgieron los dos personajes que serían el santo y seña del semanario: Gedeón, un hombrecillo calvo de nariz aguileña y prominente que se asemejaba a un colorado pimiento morrón, y con unos ojos pequeños pero muy vivos, y su amigo Calínez, con el que siempre mantenía animadas disputas políticas. Para el personaje de Gedeón, Sileno se inspiró en un limpiabotas que le atendía en uno de los cafés de la Puerta del Sol que solía frecuentar.

Teniendo en cuenta las enconadas batallas propagandísticas que mantenían las publicaciones de la época sobre sus respectivas tiradas, Gedeón decidió subtitular su mancheta con la frase “Gedeón es el periódico de menos circulación de España”. Sin embargo, aquello no era cierto pues desde el primer momento obtuvo una gran aceptación, tanto por sus personajes, o “monos” como se les denominaba entonces, como por lo incisivo de sus comentarios. Las dos secciones más celebradas eran Armas al hombro y el Diccionario de la Real Academia Gedeónica.

Su éxito aumentó en 1898 con motivo de la guerra contra EEUU por las últimas colonias españolas de ultramar, es decir, El Desastre del 98. Gedeón fue implacable en sus viñetas contra Sagasta, el entonces Presidente del Consejo de Ministros, y los miembros de su Partido Liberal.

El semanario recibió denuncias y sufrió procesos y hasta alguna suspensión temporal. En noviembre de 1898, recién perdidas Cuba y Filipinas y coincidiendo con el estreno de la comedia La comida de las fieras de Jacinto Benavente, Gedeón publicó una caricatura hecha por Sileno en la que las fieras fueron reemplazadas por ministros del gobierno liberal. La publicación fue suspendida dos meses, pero siguió saliendo bajo el nombre de Calínez, con una nueva cabecera, hasta el 18 de enero de 1899.

El encarecimiento de los gastos, debido principalmente a la subida del precio del papel, y los problemas gubernativos desembocaron en 1904 en la venta de la revista al Duque de Tovar, Gobernador Civil de Madrid. Esto conllevó la reducción de su formato y algunas incorporaciones de nuevos humoristas gráficos como Fresno, Tovar y Xaudaró, todos ellos curtidos en las publicaciones de la prensa española.

Entre 1907 y 1909 el semanario volvió a reducir su tamaño y se implicó a fondo en las batallas políticas suscitadas por los gobiernos del conservador Antonio Maura. En estos años, cada Navidad se publicaban almanaques con múltiples viñetas que lograron un gran éxito de público. A finales de diciembre de 1909, el duque se deshizo de la propiedad del semanario y se lo entregó por el simbólico precio de una peseta a Torcuato Luca de Tena (1861-1929), quien lo incorporó a su empresa Prensa Española. Gedeón también modificó su formato a la vez que fue aumentando sus páginas, hasta alcanzar las dieciséis, cambiando también su día de salida, primero a los miércoles y después a los domingos.

Finalmente, a partir de julio de 1912, la revista dejó de editarse como publicación independiente al incorporarse como suplemento de Ecos, un nuevo diario informativo de la noche creado por la editora Prensa Española y que sólo duró cinco meses, y posteriormente como suplemento dominical de ABC, el principal diario de Luca de Tena.

Tanto Gedeón como Calínez fueron publicaciones muy bien editadas a dos colores, negro y rojo. Por otra parte, las viñetas y caricaturas de las portadas podrían servir de crónica humorística de los años en que se publicó el semanario, que disfrutó siempre de un merecido favor popular y se convirtió en referente para la clase política de la época.

Principales colaboradores: Fresno, Ricardo Marín, Moya, Sancha, Sileno, Tito, Tovar, Vera, Xaudaró.