El Nandu de Llofriu / Nandu
Bibliografía

Givanel Mas, Juan:

Bibliografia catalana, Premsa. Volum 1, Institut d'Estudis Catalans, Barcelona, 1931.

VV.AA.:

Psicalíptics. Erotisme i transgressió a les revistes il·lustrades del principi del segle XX, Museu d'Art de Sabadell, Sabadell, 2004.

VV.AA.:

El Nandu de Llofriu, Facsímils de revistes d'humor catalanes ; 20, Editorial Facsímil, Barcelona, 1978.

El Nandu de Llofriu / Nandu

En 1922 unos redactores y dibujantes del semanario picaresco Papitu, descontentos con el nuevo propietario, el dueño de Tallers Gràfics Costa, que había comprado la cabecera fundada por el dibujante Feliu Elias (Apa) al librero Francesc Granada Pons, abandonaron la publicación y emprendieron una aventura editorial sicalíptica que seguía el estilo “papitesco” y llevaba por título El Nandu de Llofriu. Constaba de 16 páginas y el precio de venta del ejemplar era de 15 céntimos de peseta.

El editor Santiago Costa no se quedó de brazos cruzados ante la afrentosa fuga de sus creativos para dar a luz a un competidor. Sacó a la calle un nuevo semanario llamado Nandu con el ánimo deliberado de crear una confusión de títulos entre el público (prueba de ello era que el primer número no llevaba impreso el guarismo 1 como cabría esperar sino el 15, para coincidir en numeración con su rival) y conseguir el fracaso de la revista de sus antiguos colaboradores. El Nandu de Llofriu, en su número 15 del 1 de marzo de 1923, bajo el titular Als nandulistes, lo explicaba de la siguiente manera: “Veus aquí que aquesta setmana, i no per iniciativa pròpia, sinó obligats pel procedir d’un senyor editor amb més malícia que enginy, hem de parlar seriosament una estona amb vosaltres (...). Nosaltres, que som uns xiquets joves i amants de la barrila, formàvem part, i part força important, de la redacció del Papitu (...). Llavors el Papitu era propietat d’aquell home noble i bo (...). (...) la propietat del Papitu passà a mans de l’amo d’una impremta (...) a qui els atzars de la guerra feren editor (...). (...) sortírem de la redacció i pensàrem en fer un altre setmanari. (...) El Nandu de Llofriu s’apoderà de la simpatia del públic i (...) arribàrem a les sis setmanes de sortir a rebassar el tiratge del Papitu i a les dotze a doblar-ho. L’editor d’aquest darrer setmanari (...) intentà la setmana passada posar a la venda una ridícula falsificació del nostre periòdic amb el nom de Nandu i imitant grosserament la nostra capçalera”. (“Resulta que esta semana, y no por iniciativa propia, sino obligados por el proceder de un señor editor con más malicia que ingenio, tenemos que hablar muy seriamente con vosotros un rato (...). Nosotros, que somos unos muchachos jóvenes y amantes de la jarana, formábamos parte, y una parte harto importante, de la redacción del Papitu (...). Y entonces el Papitu era propiedad de aquel hombre noble y bueno (...). (...) la propiedad de Papitu pasó a manos del dueño de una imprenta (...) a quien los avatares de la guerra convirtieron en editor (...). (...) salimos de la redacción y pensamos en hacer otro semanario (...). El Nandu de Llofriu se apoderó de la simpatía del público y (...) llegamos a las seis semanas de salir a rebasar la tirada de Papitu y, a las doce, a doblarlo. El editor de este último semanario (...) intentó la semana pasada poner a la venta una ridícula falsificación de nuestro periódico con el nombre de Nandu e imitando groseramente nuestra cabecera.”).

La dictadura de Primo de Rivera, proclamada en septiembre de 1923, significó la suspensión de ambos semanarios, aunque El Nandu de Llofriu tuvo continuidad transformado en La Tuies, su supuesta compañera sentimental.

Principales colaboradores: Josep Altimira Oxymel, Antoni Jiménez, Llorenç Brunet, Demetrio.