D'ací i d'Allà
  • Origen: 10/01/1918
  • Desaparición: 06/1936
  • 1ª época (Hasta el número 55 se tituló D'Aci D'Allà, sin la conjunción “i”):
    • Origen: 10/01/1918
    • Desaparición: 06/1924
    • Numeración: 78
    • Medidas: 24’5 x 17’0 cm.
    • Formato: Revista
    • Editor: Ferlandiana. Director: Josep Carner (1918-1919) y Ignasi Folch i Torres (1919-1924)
  • 2ª época:
    • Origen: 07/1924
    • Desaparición: 12/1931
    • Numeración: Del número 78 al 168
    • Medidas: 33’0 x 28’5 cm.
    • Formato: Revista
    • Editor: Llibreria Catalònia, Antoni Lòpez Laussàs. Director: Carles Soldevila
  • Tercera época:
    • Origen: 06/1932
    • Desaparición: 06/1936
    • Numeración: Del número 169 al 185 (volumen 24).
    • Formato: Revista
    • Editor: Llibreria Catalònia, Antoni Lòpez Lausàs. Director Carles Soldevila. Director artístico: Josep Sala y los grabadores Frisco i Llobet.
  • Formato: Revista
  • País: España
  • Enlaces: ARCA, Enciclopèdia Catalana, Generalitat de Catalunya, Librorum, Viquipèdia
Bibliografía

Cadena, Josep M:

"Les Revistes d'art a Catalunya", Serra d'Or, 141, Barcelona, Juny de 1971.

Porcel:

"Los encuentros de Baltasar Porcel. Antoni Lopez Llsuas, editor de dos mundos. Entrevista", Destino, 1706, Barcelona, 13 de junio de 1976.

Torrent, Joan; Tasis, Rafael:

Història de la premsa catalana, 2 vol., Bruguera, Barcelona, 1966.

VV.AA.:

D'Aci D'Allà. Edició facsímil. Número 1, 1932 1933. Número 2, 1933-1934, Àmbit Serveis Editorials, Barcelona, 1995.

D'ací i d'Allà

Joan Torrent y Rafael Tasis, en su monumental Història de la Premsa Catalana, definen esta revista, y con razón, como el primer gran magacín barcelonés de estilo europeo. Al término de la Primera Guerra Mundial este tipo de publicaciones, de origen británico, se habían hecho muy populares en toda Europa. Su éxito era evidente y gozaban del favor del público porque incluían todo tipo de temas, con preferencia por aquellos relacionados con la cultura, tratados con la máxima profesionalidad y presentados con un cuidado muy superior al de la mayoría de publicaciones de entonces. D’Ací i D’Allà, concretamente, fue la primera publicación peninsular en presentarse con este formato, con muchos dibujos, gran cantidad de fotografías y una portada a todo color que cambiaba a cada número.

Sus medidas generosas, la calidad del papel, la maquetación acurada y el número de páginas mostraban la ambición de editar una revista de alta calidad. En los textos encontramos colaboraciones de algunos de los mejores escritores del momento como Antoni Rovira i Virgili, Ramon Reventós, Josep Carner y Carles Capdevila, además de extranjeros como Mark Twain o Frederic Mistral, una lista a la que muy pronto se añadieron otros nombres importantes como Aureli Capmany, Joan Salvat, Elias i Juncosa, Carles Rahola, Josep Pla, Eugeni Xammar, Josep M. Junoy, Francesc Madrid o Ferran Soldevila, entre otros. En una segunda etapa también encontramos a Josep Maria de Sagarra, López Piçó, Àngel Ferran, Clementina Arderiu, Carles Riba, Tomàs Garcés, Lluís Nicolau d'Olwer, Ferran Soldevila, Francesc Trabal o Màrius Gifreda. Finalmente, durante la etapa republicana, se publicaron textos de Rosend Llates, Francesc Cambó, Josep Lluis Sert, Sebastiá Gasch, Duran i Sampere, Francesc Curet, Joan Cortés o Eugeni D'Ors. Pocas veces, por no decir ninguna, una publicación ha logrado reunir una colección de nombres de tanto copete.

En lo que respecta a la parte gráfica intervinieron Joan Junceda, Joan Vila (D’Ivori), Lola Anglada, Pere Pruna, Torné Esquius, Valentí Castanys, Josep Altimira, Rafael Tona, Miquel Cardona (Quelus), Feliu Elias (Apa) o Ramon Roqueta pero en su época final, durante la etapa republicana, los dibujos fueron eliminados casi por completo y sustituidos por excelentes fotografías, normalmente de obras de arte de pintores como Togores, Sert, Sisquella, Colom, Pruna, Sunyer, Obiols o el mismo Feliu Elias.

D’Ací i D’Allà apareció en unos años difíciles, cuando en Barcelona se vivía el problema del pistolerismo y de las luchas sociales. Nació en la Editorial Catalana, fundada por Francesc Cambó, muy estrechamente vinculada al diario La Veu de Catalunya, portavoz de la Liga Regionalista, por lo que era evidente que se dirigía a un público formado mayoritariamente por las clases bienestantes y cultas. La dirección se confió al poeta Josep Carner, que la ejerció durante dos años hasta que la cedió a Ignasi Folch i Torres que le sucedió en el cargo hasta 1924. La Editorial Catalana, con Francesc Cambó a la cabeza, quería enfocar su actividad a la edición de libros más que a la de revistas.

Cuando Antoni López Llausàs, hijo y nieto de los legendarios López (propietarios y fundadores de La Campana de Gràcia y L'Esquella de la Torratxa, y de tantas otras publicaciones), se hizo cargo del magacín desde la librería Catalonia, aumentó aún más la suntuosidad de su presentación y contenido, priorizando los grabados, las cubiertas y la reproducción fiel de obras de arte varias, sobre todo durante la época de la II República. Además, daba gran importancia a la libertad periodística que supuso este régimen tras la dictadura anterior de Primo de Rivera, durante la cual la censura estuvo presente a todas horas. En estos años de esplendor incluso la publicidad que se insertaba en la revista se trataba de una forma absolutamente distinta a como se hacía en otras publicaciones, y los anuncios aparecían con un cuidado y una perfección nunca vistos hasta entonces.

Los números extraordinarios siempre tuvieron una gran importancia artística. Durante los primeros años hubo varios monográficos, como los que se dedicaron a Valencia (número 9) o a la Guerra de las Naciones (número 8). Con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona salió un número lleno de fotografías (el 144, en diciembre de 1929) que evocaba también la anterior Exposición de 1888. Destacan asimismo los dedicados al invierno, tanto el de 1934 como el del año siguiente, así como los que contribuyeron a popularizar aún más algunos de los edificios y construcciones más emblemáticos Cataluña.

D’Ací i D’Allà murió, como tantas otras cosas, en junio de 1936 a causa del inicio de la Guerra Civil, pero su nombre siempre ha evocado una de las revistas de más categoría artística que nunca se han editado en Cataluña.

Principales colaboradores: Altimira, Josep; Anglada, Lola; Arderiu, Clementina; Cambó, Francesc; Campmany, Aureli; Carner, Josep; Castanys, Valentí; Colom, Joan; Cortes, Joan; Curet, Francesc;  D'Ors, Eugeni; Elias i Juncosa; Ferran, Àngel; Garcès, Tomàs; Gasch, Sebastià; Gifreda, Màrius;  Junceda, Joan; Junoy, Josep M.; Llates, Rossend; López Llausàs, Antoni; López Picó, Josep M.; Madrid, Francesc;  Mistral, Frederic;  Monserdà de Macià, Dolors; Nicolau d'Olwer, Lluís; Obiols, Josep; Pla, Josep; Pruna, Pere; Rahola, Carles;  Riba, Carles;  Roqueta, Ramon; Sagarra, Josep M.; Salvat, Joan: Sert, Josep Lluís; Soldevila, Carles. Soldevila, Ferran; Tona, Rafael; Trabal, Francesc; Tona, Rafael; Twain, Mark; Vila, Joan; Xammar, Eugeni.