Blanco y Negro
Bibliografía

Bussy Genevois, Danièle:

Le projet national de “Blanco y Negro” 1891-1917, Université de París, París, 2002.

Iglesias, Francisco:

Historia de una empresa periodística 1891-1978, Prensa Española, Prensa Española, Madrid, 1980.

Blanco y Negro

Blanco y Negro fue fundada por Torcuato Luca de Tena y Álvarez Ossorio, y apareció por primera vez el domingo 10 de mayo de 1891. La editava la empresa Editorial Prensa Española, que imprimía en un edificio propio de la calle Serrano de Madrid. Su salida causó sensación, porque era la revista más lujosa y popular de su época. La calidad de sus portadas le mereció la fama, y muchas de ellas acabaron enmarcadas por sus lectores, principalmente aquellas dibujadas por Narciso Méndez Bringa o por Rafael de Penagos. También eran muy conocidas las láminas inspiradas en el Art Nouveau. La publicación tenía como modelos la Alemana Fliegende Blätter (Múnich, 1845-1944) y La Ilustración Española y Americana (Madrid, 1869-1921). Blanco y Negro presentaba la novedad de las ilustraciones, de las abundantes fotografías y del excelente papel cuché, que fue la primera publicación en utilizar. Aunque se empezó con una tirada de 20.000 ejemplares, en 1897 ya registraba ventas cercanas a los 40.000 por número. Es muy recordada una fotografía de febrero de 1912 realizada por Fungairiño en la que aparece una campesina con un ramo de flores, ya que fue la primera fotografía en color que se publicaba en la prensa española (aunque también se consignó una fotografía de la familia real publicada el 10 de mayo de 1899 que no se sabe a ciencia cierta si se realizó en color o fue posteriormente coloreada, una práctica bastante habitual en esa época).

El primer director de la  publicación fue Eduardo Sánchez de Castilla, pero en 1892 ya tomó las riendas el fundador Torcuato Luca de Tena, que escribía artículos con el nombre de Ego Sum. En un mismo ejemplar se pretendía tocar desde los asuntos más serios hasta los de entretenimiento más puro, y es por eso que tenían secciones tanto de literatura, arte y cultura como de toros y deporte que convivían con crónicas de asuntos políticos nacionales e internacionales. Entre los ilustradores que colaboraron en la revista en el cambio de siglo destacan Cecilio Pla, Blanco Coris, Gascón, Andrade, Rojas, Xaudaró, Mariano Foix, Cilla y Varela.

La revista fue un acierto y daba un buen rendimiento económico, así que a sus promotores se les ocurrió crear un periódico que siguiera más o menos la misma línea editorial. Así, el uno de enero de 1903, salió a la calle el primer número del ABC, fundado por el mismo Torcuato Luca de Tena que, con un ideario profundamente conservador y monárquico, ha llegado hasta nuestros días.

Durante un montón de años, Blanco y Negro fue una revista independiente, absolutamente consolidada, que se manifestó como germanófila durante la Primera Guerra Mundial y apoyó la dictadura de Primo de Rivera durante los años veinte. De esta época destacan ilustradores como Méndez Bringa, Sileno, Huertas, Bartolozzi, Manchón o Xaudaró.

Durante la Guerra Civil española, la revista fue incautada por el gobierno republicano y, junto con la información militar, también publicaba páginas a la mujer, al teatro, al cine, además de abundantes chistes y publicidad de bebidas alcohólicas. Terminada la guerra, no pudo reaparecer, por motivos económicos, hasta 1957, cuando, aún como semanario independiente, editó 6 títulos de las por aquel entonces novedosas aventuras de Tintín. A partir del 1988, los lectores tuvieron que comprarlo junto con el ABC. En esta etapa se publicaron en la revista muchos cuentos de destacable valor literario, y a partir del 6 de marzo de ese año, incluyó una pequeña revista dirigida a los niños: Gente Menuda.

En 2002 cambió de nombre y pasó a llamarse Blanco y Negro Cultural. Ya no era más que un suplemento del periódico hasta que, en 2005, cuando se formó el grupo Vocento con la unión de los grupos El Correo Vasco y La Prensa Española, pasó a llamarse ABCD Las Artes y Las Letras, y la vieja cabecera centenaria desapareció oficialmente.

Entre los escritores que colaboraron en la publicación destacan los nombres de Antonio Machado, Eduardo Sánchez de Castilla, Elena Fortín, Emilia Pardo Bazán, Francisco Villaespesa, José Martínez Ruiz (Azorín), Manuel Abril, Maria Pia de Sajonia-Coburgo (Hilda de Toledano) y Torcuato Luca de Tena. En el apartado fotográfico podemos destacar nombres como Alba, Barrera, Duque, Fungairiño, Hauser y Menet, Lacoste, Martin-Norton o Zegri.

Principales colaboradores: Angel Luis Pareja, Angel Huertas, Antonio Estevez (portadista), Arija, Bartolozzi, Caran d'Ache, Chumy Chúmez, E.Varela, Emilio Calle, Exoristo Salmerón (Tito), Fernando Cano, Huertas, K-Hito, Martínez de León, Mecachis, Miguel Zueras, Manchón, Mingote, Miguelanxo Prado, Narciso Méndez Bringa (portadista), Nicanor Alvarez (Sirio), Paco Ugalde, Pérez Navarro, Rafael de Penagos (portadista), Ramon Cilla, Rojas, Sempere, Sileno, Velasco, Viladomat, Xaudaró.