Bibliografía

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Vázquez de Sola:

1492-1992. Me cago en el quinto centenario, Vanguardia obrera, Madrid, 1988.

Vázquez de Sola:

R.I.P. General Franqusísimo, Ebro, París, 1975.

Vázquez de Sola:

Cenizas en un mar en llamas, Autoedición, [s.l], 2010.

Vázquez de Sola:

Fiesta para una mujer sola, Rey Lear, Madrid, 2009.

Vázquez de Sola et al.:

La Franquissima gracia, (Edició en català, euskera i francès), Editions Catalanes de Paris, París, 1972.

Vázquez de Sola

Andrés Vázquez de Sola nació en San Roque (Cádiz) en 1927. En su libro de dibujos antifranquistas El general Franquísimo o la muerte civil de un militar moribundo (Ruedo Ibérico, París, 1971) explica un recuerdo de infancia: “Mi primer maestro de escuela se llamaba don Alfonso Rabanillo. Era un viejo maestro de la vieja escuela: de la vieja escuela laica, obligatoria y gratuita, fundada por la república, condenada por Franco y sustituida por las escuelas de pago y pega. Don Alfonso Rabanillo no fue más que uno más entre los 80%, si mis recuerdos son justos, de los maestros y profesores encarcelados, fusilados o «represaliados» al final de la guerra. Pero hay un pequeño detalle que lo distingue de ese 80%: la circunstancia agravante que figuraba en su expediente: se llamaba Rabanillo, y como gritaba babeando el fiscal: – Dios mismo lo acusa de rojo habiéndole dado ese nombre, ¿qué más pruebas queremos de su culpabilidad? ¿Mentirá Dios? Él, Él mismo le ha dado ese nombre que hoy le acusa y confunde: Rabanillo. ¡Los rabanillos son rojos, he aquí el juicio de Dios! Don Alfonso Rabanillo, tuvo, como todo el mundo, derecho a defenderse: – Al darme mi nombre de Rabanillo, Dios no ha querido acusarme sino mostrar que no hay que fiarse de las apariencias: hay gente, como yo, que como los rabanillos, son rojos por fuera y blancos por dentro. Don Alfonso Rabanillo fue fusilado en San Roque, la ciudad donde había enseñado”.

El dibujante inició su andadura profesional en 1944, en el diario falangista Patria de Granada, bajo el seudónimo Chaladez. Luego trabajó para el católico La Verdad de Murcia, para el semanario humorístico del diario España, Don José, y para el diario Madrid. Participó en el programa La Noche del Sábado de RTVE, realizando caricaturas en directo de personajes entrevistados. Sus ideas políticas (era militante en la clandestinidad del Partido Comunista de España) le hicieron abandonar el país en 1959 y establecerse en París, donde dibujaba en Le Canard Enchainé, Le Monde Diplomatique y L’Humanité y publicó con éxito libros gráficos antifranquistas como el mencionado El general Franquísimo o la muerte civil de un militar moribundo o Vida sexual del general Franquísimo, alias «Paquita la culona» (Broché, 1975) e iconoclastas como Vida sexual de Jesús, alias «el Todo Poderoso» (Midi-livre, 1975).

En 1975 regresó a España. En una entrevista en El Periódico de Catalunya del 20 de octubre de 1988 dijo: “Vine justo el día después de que Franco muriera, para asegurarme de que lo enterraban, pero estaba claro que muchas cosas de aquel tiempo iban a quedar. Y aún quedan”. Colaboró en El Cocodrilo Leopoldo, El Independiente, Diario 16, Interviú, Triunfo, Mundo Obrero, La Codorniz, El Cocodrilo y El Mundo, entre otros.

En 1986, poco antes de la celebración del referéndum sobre el ingreso de España en la OTAN, realizó una serie de viñetas contrarias a la entrada española en la alianza militar atlántica en el periódico La Tribuna de Marbella. En uno de los dibujos un hombre con cuernos retorcidos declaraba: “Yo voto SÍ a la OTAN” sobre una leyenda que rezaba “Como lo hacen todos los cabrones”. En otro, una prostituta decía a sus dos hijos: “Cuando seáis mayores... votaréis que sí a la OTAN”, y debajo se leía: “como todos los HIJOS DE PUTA”. En un tercero, el jefe del Gobierno Felipe González mostraba el culo en pompa y manifiestaba: “de entrada ni hablar, pero así sí”. Por estas viñetas, el Gobierno Civil de Málaga instó el procesamiento del dibujante y el fiscal del juzgado número 1 de Marbella pidió seis años y un día de prisión mayor por un presunto delito de injurias al Gobierno. Finalmente, Vázquez de Sola fue absuelto en el juicio.

Algunos de los títulos de sus monografías de humor gráfico son: Vida y milagros de mi tío fray Diego de Cádiz (Vosa, 1987), Me cago en el Quinto Centenario (Vanguardia obrera, 1988), Virgo fidelis, virgo Clemens, virgo potens y otros virgos (Ediciones y publicaciones A-Z, 1989), Con dos me acuesto, con diez me levanto (Vosa, 1992), Letras bastardillas: ¡Mamá Constitución cumple 25 años! (Fundación de investigaciones marxistas, 2003) y República o “esto” (Foca, 2004). En los últimos años ha relegado su faceta de dibujante colaborador de publicaciones periódicas para centrarse en la pintura, aunque sigue publicando artículos en la revista Mongolia.

Publicaciones: Diario 16, Don José (suplemento semanal del diario España), El Cocodrilo, El Cocodrilo Leopoldo, El Independiente, El Mundo, La Codorniz, La Verdad, Le Canard Enchainé, Le Monde Diplomatique, La Tribuna de Marbella, L’Humanité, Interviú, Madrid, Mundo Obrero, Mongolia, Patria, Triunfo.