Tísner
Tísner Bibliografía

Artís Gener, Avel·lí:

Viure i veure, Barcelona, 1989-1996.

Capdevila, Jaume:

L'humor gràfic de Tísner, Pagès Editors, Lleida, 2009.

Finestres, Jordi; Escamilla, Salvador:

L'Univers Tísner, Angle Editorial, Barcelona, 2001.

Romaguera, Joaquim:

Tísner, l'escenógraf, Barcelona, 1995.

Solà i Dachs, Lluís:

"“Tísner. Dibuix, humor, periodisme, literatura... i política.” sèrie “dibuixants d’ara”", Hoja del Lunes p. 19, 7-02-1983.

Solà i Dachs, Lluís , Kalders i Tísner:

Dibuixos de guerra, La Campana, Barcelona, 1991.

Tísner

Avel·lí Artís Gener, uno de los nombres imprescindibles de la literatura catalana, resultó también un importante caricaturista en dos momentos clave de la historia del país: en los convulsos años de la Segunda República y durante el final del franquismo y la transición.

El pequeño Avel·lí era hijo del comediógrafo y editor Andreu Avel·lí Artís i Balaguer. Desde joven mostró dotes para el dibujo y se formó en la escuela de la Llotja, pero estaba más interesado en la escenografía, que era la faceta artística más ligada a la tradición familiar. Trabajó como aprendiz en varios talleres de escenografía de la capital catalana al tiempo que empezaba a dibujar en algunas revistas. Pronto dejó la escenografía para dedicarse completamente al periodismo, combinando su talento para el dibujo y su pluma fácil. Empezó a dibujar en revistas como Bandera, Foc Nou, Papitu, La Publicitat, L'Esquella de la Torratxa, Gràcia Rambles o El Be Negre, y también hizo de redactor de periódicos como La Rambla, donde realizaba la crónica judicial, o La Publicitat, en la que se convirtió en responsable de la página infantil.

Dotado de una gran facilidad para el juego de palabras, la broma directa, el retruécano y el arte de dar la vuelta a cada frase, pronto se convirtió en uno de los principales dibujantes de la generación de jóvenes talentos del humor aparecidos durante la República. Antes de encontrar su seudónimo definitivo, Tísner, formado por las dos últimas siglas de sus dos apellidos y sugerido por su hermana Rosa, utilizó otras varias firmas como Filis o Baliga. También en la revista Papitu, a mediados de los años treinta, escondió su prolija creatividad bajo varios estilos y pseudónimos, como A., Tintes, RobBos o Famu.

Durante la Guerra Civil formó parte del equipo que incautó y dirigió la publicación L'Esquella de la Torratxa, y en sus memorias dejó escrito que la dirigió junto con Pere Calders, aunque otros testigos de la época como Carles Fontseré o Bartolí cuentan versiones distintas. También dibujó en otras revistas como Meridià o Política. Luchó en el bando republicano durante la Guerra Civil, que terminó con el grado de Teniente, y se exilió a México tras un largo periplo por Francia. En la capital americana vivió durante 25 años, desplegando una intensa actividad como escenógrafo, dibujante de publicidad, escritor y pintor. Publicó en importantes revistas de humor mexicanas como Don Timorato o Ja-Ja, así como en algunos periódicos como Horizonte, El Sol de México o El Heraldo de México. Mantuvo al mismo tiempo la vida cultural entre una comunidad de catalanes exiliados, editando y colaborando en revistas en catalán como La Revista dels Catalans d'Amèrica, Nova Era, Pont Blau, La Nostra Revista, fundada y editada por su padre, también exiliado, o La Nova Revista. En México se casó y allí nacieron sus cinco hijos. La familia decidió volver incitada por su gran amigo y cuñado Pere Calders, que había vivido la misma experiencia.

De regreso en Barcelona, a finales de los sesenta, empezó a dibujar en El Correo Catalán y pronto pasó al nuevo periódico Tele/eXprés, donde también realizó labores de compaginador. También fue el responsable de la revista catalana Tele/estel, dibujó en La Vanguardia, en la recuperada revista El Be Negre (que tuvo que cambiar su cabecera por Amb potes rosses) o en revistas como La Bimba o Cavall Fort, a la vez que intensificaba su carrera literaria y realizaba importantes traducciones de García Márquez o Yourcenar. En esos años también creó a diario el crucigrama para el periódico La Vanguardia, y vale la pena rememorar los guiones que realizó para las tiras de La Norma, personaje creado por la dirección general de política lingüística de la Generalitat de Catalunya con dibujos de Lluís Juste de Nin.

Reconocido como escritor, galardonado con los principales premios de la literatura catalana, imprescindible memorialista e inagotable narrador de anécdotas en programas de radio y televisión, poco a poco abandonó el dibujo de humor, dejando un importante legado que retrata dos momentos clave de la historia del país.

 

Publicaciones: Amb Potes rosses, Bandera, Cavall Fort, Don Timorato, El Be Negre (1936), El Be Negre (1979), El Correo Catalán, El Heraldo de México, El Sol de México, Foc Nou, Gràcia-Rambles, Horizontes, Ja-Ja, L'Esquella de la Torratxa, La Bimba, La Publicitat, La Revista dels Catalans d'Amèrica, Meridià, Nova Era, Papitu, Política, Pont Blau, Tele/estel, Tele /eXprés