Sileno

Sileno

Sin duda fue el alma de Gedeón, ya que creó a sus dos personajes característicos: Gedeón y Calínez. El primero es el vivo retrato del hombre de la calle de entonces, posiblemente una caricatura del limpiabotas que le atendía habitualmente. Tanto en Gedeón como en sus ilustraciones para Blanco y Negro se distinguió por el seguimiento que hizo de la Primera Guerra Mundial, conflicto en el que tomó cierto partido por los alemanes. En 1918 publicó su popular álbum Dibujos.

Fue asiduo a los Salones de Humoristas que organizaba el crítico de arte José Francés. Autor de tendencia conservadora, fue muy crítico con el nacionalismo catalán. De 1921 a 1931 dirigió el semanario Buen Humor en el que coincidió con otros grandes ilustradores de la época. También colaboró en ABC, Blanco y Negro, Cucú y El Heraldo de Aragón.

Publicaciones: Gedeón, Calínez, Buen Humor, ABC, Blanco y Negro, Cucú, El Heraldo de Aragón.