Bibliografía

Bartolozzi, Salvador:

Las aventuras de Pipo y Pipa, Editorial 4, 1982.

Bartolozzi, Salvador:

Bartolozzi, Unión, 1951.

Bartolozzi, Salvador:

Chapete cazador de cabelleras, Saturnino Calleja, Madrid, 1926.

Bartolozzi, Salvador:

Chapete en la isla del baile y de la risa, Saturnino Calleja, Madrid, 1941.

Bartolozzi, Salvador:

Chapete bandolero, Saturnino Calleja, Madrid, 1941.

Bartolozzi, Salvador:

Pinocho, Edición facsímil, EDAF, 2004.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular. De la historieta y su uso, Editorial Sinsentido, Madrid, 2000.

Salvador Bartolozzi

Salvador era hijo de Lucas Bartolozzi, un italiano nacido en Lucca (la Toscana) que fue grabador y escultor. Su padre trabajó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde sus hijos aprendieron las técnicas artísticas. Salvador, después de publicar sus primeros dibujos en la revista Nuevo Mundo, se trasladó en 1901 a París, donde empezó su carrera como pintor. En 1906 regresó a España, donde ya se instaló para contraer matrimonio en 1907 con Angustias Sánchez, y se estableció como dibujante profesional. Conoció al escritor Ramón Gómez de la Serna, para quien realizó las portadas de diversos de sus libros entre 1910 y 1918. Participó junto al escritor en la influyente tertulia de Pombo. En 1909 fue fichado por la popular y exitosa editorial Saturnino Calleja. En la editorial reinterpretó gráficamente el cuento de Pinocho, y pasó a ser nombrado director artístico de la empresa (1917) y luego director de la revista infantil Pinocho en 1925. En esta época compaginó su trabajo con la realización de carteles publicitarios.

Bartolozzi colaboró con la escritora Magda Donato, pseudónimo de Carmen Eva Nelken Mansberger (1898-1966), creando comedias, e hizo de escenógrafo para montajes teatrales de Valle Inclán, Unamuno o Lorca. Comprometido con los ideales democráticos, en el transcurso de la Guerra Civil, tras pasar una temporada en Barcelona, marchó exiliado a París. Al ser ocupada Francia por la Alemania nazi, se escapó a México, donde se estableció. Sin poder retornar a su país, siguió ejerciendo de dibujante y escritor, y realizando incursiones en el cine de animación hasta su muerte, que le sobrevino en 1950.

Autor brillante y colorista como dibujante e historietista, sus creaciones en los años veinte, basadas en el cuento de Carlo Collodi, marcaron a toda una generación de pequeños lectores. Su hija Francis Bartolozzi (Piti) también fue una destacada escritora y artista.

 

 

 

Publicaciones: Ahora, Blanco y Negro, Buen Humor, Estampa, Heraldo de Aragón, La Esfera, La Vanguardia, Mundo Gráfico, Pinocho, Satiricón.