Pilarín Bayés
Bibliografía

Bayés, Pilarín:

Catàleg. Benvinguts al circ de la Pilarín, Museu de la Pell, Vic, 2011.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Ferrer, Maria Àngels:

Pilarin, la força de la il.lusió, Editorial Mediterrània, Barcelona, 2007.

Ferrer, Maria Àngels i Vidal, Jaume:

Pilarín, amb barret o sense, Norma Editorial, Barcelona, 2013.

Gutierrez, Tahï:

Tot el què hem viscut., Editorial Columna, Barcelona, 2014.

Solà Dachs, Lluís:

"Dibuixants d'ara. Pilarín, el dolç encant del dibuix ingenu", Hoja del Lunes, Barcelona, 6 de setembre de 1982.

Pilarín Bayés

Un estilo personalísimo que participa del arte naïf sin llegar a compartirlo, que parece sencillo pero es en realidad muy complejo y que deja el regusto agridulce de la ingenuidad a la que, cuando hace falta, se añade un chorrito de picardía. Así es la forma tan original de dibujar de Pilarín Bayés, hija y hermana de médicos, bisnieta del pintor Vayreda y que ha vivido en Vic toda su vida, exceptuando sus épocas de estudiante.

Pilarín es una mujer extrovertida y de una gran simpatía personal. Explica que empezó a dibujar de pequeña, pues fue una niña enfermiza y pasaba muchas horas en casa. Estudió en la escuela de bellas artes Sant Jordi en Barcelona entre 1959 y 1964. Ese mismo año, 1964, publicó su primera ilustración en el libro El meu pardal, editado por La Galera. Cuando se empezó a publicar Cavall Fort, una revista vinculada al obispado de Vic, les llevó unos dibujos y, curiosamente, se los rechazaron porque sus monigotes iban “poco peinados”. Sin embargo, pronto lograría convertirse en una colaboradora habitual de la revista.

En 1965 se casó y tuvo cuatro hijos, cosa que la obligó a dejar su trabajo de lado. Aún así, dibujaba para Oriflama y tuvo la experiencia de realizar un cortometraje animado de cinco minutos que tuvo cierto éxito y del que quedó muy satisfecha. En 1972 empezó a colaborar en la ilustración de libros editados por la casa Martín Casanovas dedicados a temas históricos y culturales de Cataluña (la colección “Llavor”), y alcanzó cotas de calidad muy elevadas con su trabajo. En 1976 le encargaron dibujar un chiste diario para El Correo Catalán, cosa que hizo durante un par de años. También publicaba con regularidad en El 9 Nou, El mot de Sant Pere, de Torelló, y en el semanario infantil Rodamón. También elaboró un gran mural en una plaza pública, pero el grueso de su producción se orientaba básicamente hacia libros que explicaban algún tema en forma de historieta. También ilustró varios libros que daban a conocer de forma didáctica las leyes y las instituciones democráticas como La Constitució per a tots o Què és la Generalitat? y participó en varias exposiciones, tanto colectivas como individuales, entre las cuales destacan una en el museo del cuero de Vic (2011) y otra en el Palau Robert de Barcelona, sin nunca abandonar su compromiso político ni su interés por la recuperación de la lengua catalana.

Ha trabajado para muchísimas editoriales como, por ejemplo, La Galera, Toray, Eumo, Mediterrània (con quien ha publicado 285 entregas de Petites històries), Vicens Vives o Abadia de Montserrat, entre otras. Una de sus especialidades son las aleluyas, entre las cuales destacan L’auca de Vic (1979), L’auca de Mn. Francesc Vicent Garcia sobre el popular Rector de Vallfogona i L’auca dels altres catalans (2010), basada en una idea de Francesc Candel.

Su obra le ha merecido varias distinciones como la Creu de Sant Jordi (1991), el Premi Serra d’Or (1993) o la Medalla d’Or de la Ciutat de Vic (2011).

Pilarín se declara admiradora del francés Sempé, aunque sus estilos se parecen en poco: ella hace unos dibujos que representan una realidad deformada y caricaturizada que se distingue por su gran minuciosidad en los detalles y por la presencia casi sempiterna de caracoles, gatos y otros animalillos. Pilarín combina la ingenuidad y la gracia de los niños con la profesionalidad y la madurez de los auténticos dibujantes, añadiendo a la mezcla grandes dosis de humor y picardía que otorgan a sus ilustraciones un atractivo especial y una personalidad muy característica y absoluta.

Publicaciones: Cavall Fort, L’infantil /Tretzevents, El Correo Catalán, El Mot, El 9 Nou (Osona), Oriflama, Rodamon