Perich
Perich

Artículos:

Bibliografía

Cadena, Josep Maria:

el Perich. Humor sin concesiones (1941-1995), Ediciones El Jueves, Barcelona, 2005.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Guiral, Antoni:

100 años de Bruguera. De El Gato Negro a Ediciones B, Ediciones B, Barcelona, 2010.

Perich Escala, Jaume:

Autopista, Crítica, Barcelona, 2001.

Perich Escala, Jaume:

Perich-Match, Colección Personalia n.º 44, El Aleph Editores, Barcelona, 2005.

Tubau, Iván:

De Tono a Perich, Publicaciones de la Fundación Juan March/Guadarrama, Madrid, 1973.

Vilabella Guardiola, José Manuel:

Los Humoristas, Ediciones Amaika, Barcelona, 1975.

Perich

Empezó pero no terminó estudios de peritaje industrial y trabajó como delineante en RENFE, para posteriormente ejercer de agente publicitario. Ninguno de estos trabajos interesaba en realidad a Perich, que siempre se autocalificó como pésimo en estos menesteres. Después de peregrinar por distintas editoriales, en 1959 la revista Pepe Cola (de existencia efímera) le publicó su primer chiste. En 1964 se incorporó a la Editorial Bruguera, ejerciendo múltiples funciones que fueron desde redactor y traductor de series extranjeras hasta humorista e historietista. Perich llegó a ser redactor jefe de DDT, pero un proyecto preparado conjuntamente con Oli y Conti que fue rechazado por la editorial precipitó su marcha en 1968, aunque siguió trabajando para Bruguera.

Fue un asiduo colaborador de la prensa barcelonesa: sus chistes aparecieron en Solidaridad Nacional (donde publicó su primer chiste en 1966), El Correo Catalán, La Vanguardia o El Periódico de Cataluña. También escribió y dibujó para la mayoría de revistas satíricas de los años setenta, siendo fundador de algunas de ellas como Hermano Lobo o Por Favor, ésta última conjuntamente con Manuel Vázquez Montalbán.

Como humorista fue aclamado e idolatrado por la personalidad de sus chistes, ya sea en sus colaboraciones en prensa y en televisión como en sus múltiples libros, de los cuales cabe destacar el popular Autopista (1971), que llegó a ser un auténtico éxito de ventas. Autopista (cuyo título era una parodia sarcástica de El Camino del fundador del Opus-Dei) recopilaba los chistes aparecidos en la sección Perich-Match que publicaba en El Correo Catalán. Otro de sus grandes éxitos fue la sección Noticias del 5º Canal para la revista Interviú. Su habilidad para la denuncia sorteando la férrea censura fue antológica durante el franquismo y la Transición española, aunque ello no le evitó alguna que otra detención policial. También se preocupó de divulgar el trabajo de otros humoristas con secciones como El mundo de la historieta en DDT, o El humor otro y Humor catalán hoy en El Correo Catalán.

Con un grafismo pretendidamente “simple” y descuidado pero incisivo y nunca blandengue, incorporaba una crítica mordaz llena de sentido común. Perich generó su propio estilo deudor, como él mismo reconocía, de Siné, Steinberg, Chaval y Chumy Chúmez, pero también del humor de las revistas de Editorial Bruguera y de la publicación francesa Hara Kiri. Su humor también tuvo la proyección internacional que se merecía, llegando a publicar en varias publicaciones extranjeras (Sorry en Italia, Satiricón en Argentina o Pardon en Alemania, entre otras).

En homenaje a su memoria, anualmente se concede el Premio Internacional de Humor Gat Perich a un destacado humorista. Lo del gato fue por la especial predilección de Perich por su gato Mao, no pocas veces protagonista de sus chistes, sobre todo en su última etapa.

Publicaciones: Solidaridad Nacional, El Correo Catalán, La Vanguardia, El Periódico de Cataluña, Bang!, Hermano Lobo, Por Favor, Muchas Gracias, El Jueves, El DDT/DDT (2ª época), Barrabás, Can Can (2ª época), Cavall Fort, DDT, La Historia vista por detrás, Mata Ratos, Nacional Show, Patufet, Puta Mili, Titanic.