Pablo
Pablo Bibliografía

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular. De la historieta y su uso, Editorial Sinsentido, Madrid, 2000.

Pablo:

La burocràcia tenebrosa, Editorial Planeta, Barcelona, 1972.

Pablo:

Pelotas y Chivatos. Los subalternos, Editorial Sedmay, Madrid, 1974.

Pablo:

Doña Úrsula,una infancia de derechas, Editorial Sedmay, Madrid, 1975.

Pablo:

La Oficina Siniestra, Editorial Ramón Sopena, Barcelona, 1967.

Vilabella Guardiola, José Manuel:

Los Humoristas, Ediciones Amaika, Barcelona, 1975.

VV.AA:

La Nariz, Editorial Planeta, Barcelona, 1972.

VV.AA.:

Humor gráfico español del siglo XX, Biblioteca Básica Salvat, núm. 46, Editorial Salvat/Alianza Editorial, Madrid, 1970.

VV.AA.:

La Codorniz. Facsímil, (8 vols.), Agualgara, Madrid, 2001.

VV.AA.:

La Codorniz declara la guerra a Inglaterra, Edaf, Madrid, 1999.

Pablo

Hablar de Pablo es hablar de La oficina siniestra, una historieta con curiosos personajes que popularizó en La Codorniz como remedo de la oficina donde él trabajaba, la empresa Productos Químicos Ibéricos. En la misma revista inmortalizó a sus “reclutas” y a un personaje que logró convertir en historia habitual, Doña Úrsula. En La Codorniz coincidió con otros cronistas gráficos de su misma generación como Mingote, Dátile o Julio Cebrián. Casi desde sus inicios, Pablo publicó sus chistes en el diario vespertino Pueblo, donde se hizo muy popular. Después colaboró también durante algún tiempo en Nuevo Diario. Sus personajes, tanto de La oficina siniestra como de La burocracia tenebrosa y Doña Úrsula, se convirtieron en un referente de la España atrasada y avinagrada. En 1971 reunió una selección de los chistes de la oficina en el libro La oficina siniestra. Después pasó a incluir sus dibujos en las revistas Muchas Gracias y Por Favor.

Con la llegada de la democracia, y sin perder su causticidad, renovó a sus personajes y creó otros como Los Adánez para los dominicales de El País. También publicó chistes en el suplemento humorístico Sal y pimenta de la revista Interviú, del Grupo Z. En sus últimos años colaboró con la revista de la aseguradora MUFACE.

Pablo se consideraba a sí mismo un dibujante realista preocupado por lo social. A este tema y a al retrato de un mundo triste y opresivo dedicó la mayor parte de su obra. Según sus palabras: “Dicen que hago humor de la ternura y es verdad que lo intento (…) Yo no tengo mucho sentido político”.

Durante muchos años compaginó su trabajo como  oficinista con su faceta de humorista gráfico. Fue un humorista fino que popularizó a los oficinistas en manguitos, a sus viejas y chismosas beatas, a los soldados, a las tatas y a las colegiadas deslenguadas (Colegialas uniformadas). Fue sin duda uno de los grandes de la promoción de La Codorniz. En 1963 se le concedió el Premio Paleta Agromán por sus trabajos en el diario Pueblo.

Publicaciones: Aede, Autopista, Balalaika, Car, La Codorniz, La Legión, Domingo (El País), Muchas Gracias 1976-1977, Nuevo Diario, El País Semanal, Por Favor, Pueblo, Sal y pimienta, Vía Libre.

Series: Delirium Tremens (País Semanal, 1989), Doña Úrsula (La Codorniz), La Oficina Siniestra (La Codorniz, 1953), Los Adánez (El País, 1993).