Orbegozo
Orbegozo
Bibliografía

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular. De la historieta y su uso, Editorial Sinsentido, Madrid, 2000.

Tubau, Iván:

De Tono a Perich, Publicaciones de la Fundación Juan March/Guadarrama, Madrid, 1973.

Tubau, Iván:

El humor gráfico en la prensa del franquismo, Editorial Mitre, Barcelona, 1987.

VV.AA.:

Humor gráfico español del siglo XX, Biblioteca Básica Salvat, núm. 46, Editorial Salvat/Alianza Editorial, Madrid, 1970.

Orbegozo

Nacido en 1908 en Aranjuez, a poco más de 40 kilómetros de Madrid, Antonio Orbegozo opinaba que el texto de un chiste debía ser una mezcla de intención, ironía y humor sabiamente mezclados, y que el dibujo que lo acompañara tenía que ser lo más simple posible.

Orbegozo, que en su primera juventud iba para farmacéutico, abandonó la carrera en 1924 y, dejándose llevar por sus aficiones, debutó en el semanario Buen Humor con un dibujo por el cual le pagaron 5 pesetas. Dedicado plenamente al dibujo y al periodismo como medio de vida principal, colaboró en varias publicaciones como Blanco y Negro, Bromas y Veras, en el semanario madrileño Gracia y Justicia, y en el humorístico Gutiérrez. También ganó el primer premio en el Salón de Humoristas de 1935. En aquella época, ejercía también como crítico taurino. Durante la guerra, dibujó carteles y colaboró en La Trinchera/La Ametralladora, que dirigía Miguel Mihura.

Acabada la contienda, fue uno de los fundadores tanto del diario madrileño Ya como del deportivo Marca, en los cuales realizó abundantes colaboraciones. En el primero incluso realizó alguna página dominical en color, mientras que en el segundo se dedicaba mayoritariamente al chiste y la caricatura deportiva, aunque, como él mismo explicaba, no le gustaba el deporte porque opinaba que ofrecía poca variedad de temas. Aún así, pasó más de media vida en el diario Marca, y justificaba este contrasentido diciendo: “¡Antonio, hay que comer!”. Como recompensa a su dedicación, recibió el premio de la Delegación Nacional de Deportes en 1950 por sus caricaturas deportivas. También dibujó historietas en el periódico Arriba y colaboró en Radio Nacional de España y en la Agencia Logos. En abril de 1939 tuvo problemas por haber publicado un chiste en la revista valenciana Avance que salió los últimos días de la guerra y los primeros de la posguerra. En esos momentos de hilar muy fino, el dibujo, pese a su inocencia, fue interpretado con mala intención, y el dibujante tuvo que justificarse. Aunque sentía predilección por el chiste de tema político y social, este episodio lo afectó de tal modo que, según explicó a Iván Tubau: “A partir de 1940 me impuse voluntariamente la retirada del humor gráfico de tipo político que ya me había proporcionado varios disgustos y enormes desengaños”, y seguramente fuera este el motivo para volcarse en el deporte aunque no le gustara. En esa misma entrevista, Orbegozo confesó que tenía tres vicios: la lectura, el cine y el tabaco, y que los dibujantes que más admiraba eran, a parte de Bagaria (que ya había muerto en el exilio en La Habana), Tono, Herreros, Summers y Mingote.

Publicaciones: Arriba, Avance, Blanco y Negro, Bromas y Veras, Buen Humor, Chicos, Cucú, Dígame, El Alcázar, El Debate, El Fascio, El Gran Chicos, El Mentidero, Estampa, Fotos, Gente Menuda,  Gracia y Justicia, Gutiérrez, Heraldo de Aragón, La Ametralladora, La Trinchera, La Verdad. Marca, Muchas gracias, Nuevo Mundo, Primer Plano, Ya  

Series: Andanzas de Don Bolinche  (Gente Menuda, 1933), Agapito Pintamonas  (Chicos, 1944),  Las aventuras de Don Rubicundo (Gente Menuda, 1931)