Moro
Bibliografía

Bendazzi:

Cartoons. 100 años de animació, Ocho y Medio, Madrid, 2003.

Candel, Jose Maria:

Historia del dibujo animado español, Filmoteca Regional de Murcia, Murcia, 1993.

Cuadrado, Jesús:

De la historieta y su uso, Ed.Sinsentido, Madrid, 2000.

Fernández, Luis:

El anuncio de la modernidad (1955-1970), los míticos Estudios Moro, Comunidad de Madrid, 2012.

Manzanera, María:

Cine de animación en España, largometrajes 1945-1985, Universidad de Murcia, 1992.

Moro

Desde los 9 años ya dibujaba y pronto empezó a publicar en las revistas infantiles de la primera época del franquismo como Flechas y Pelayos, Maravillas, Chicos o Mis Chicas. Hacia 1950 su hermano Santiago (1925-2007), que había estudiado en la Escuela Oficial de Cine (Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas) de Madrid le dijo: “Tú sabes dibujar y yo sé hacer cine” y le planteó la idea de realizar anuncios publicitarios con dibujos animados. Hicieron las primeras pruebas en la mesa del comedor de su casa con una máquina comprada en el Rastro madrileño y empleando radiografías viejas adquiridas a precio de saldo en el Hospital Provincial y convenientemente lavadas.

De esta forma nacieron los Estudios Moro, que durante muchos años fueron muy importantes en el negocio de la animación publicitaria, tanto en el ámbito del cine como en el de la televisión. El éxito les aconsejó abrir delegaciones en Barcelona, en Estados Unidos, Londres y París. Ellos fueron los creadores de anuncios inolvidables de los años sesenta como los de La Familia Telerín (con el famoso Vamos a la cama, que aparecía al terminar la programación televisiva para niños), o la no menos conocida calabaza del programa de Chicho Ibáñez Serrador Un, dos, tres, responda otra vez, a la que bautizaron con el nombre de Ruperta. Realizaron muchos anuncios de productos comerciales como dentífricos, cuchillas de afeitar, frigoríficos, bebidas y muchas otras cosas, entre los que también destaca el que realizaron en los años 60 para la marca Gallina Blanca, en el que una gallina (blanca, claro) hacía un striptease frente a una pandilla de gatos. A pesar de la inocencia del anuncio que, además, había sido premiado en un concurso internacional, la censura franquista lo prohibió alegando que era un anuncio que incitaba al erotismo.

Los Estudios Moro también colaboraron con Francisco Macián (1966) en el largometraje El mago de los sueños, realizado en Barcelona, y produjeron sus propias películas y series para televisión como Cantinflas Show, Marcelino pan y vino o la comercial Katy.

En 1955 Estudios Moro se fusionó con la empresa distribuidora Movierecord, constituyéndose en la productora de cortometrajes publicitarios más importante de la época. Esta colaboración, en la que también se realizaron largometrajes de animación, duró hasta 1990. Tanto José Luis Moro como su hermano Santiago serán siempre recordados por su faceta como creadores de animación con fines publicitarios. Cabe recordar que consiguieron tal éxito el público de los cines no se levantaba de sus butacas para poder disfrutar de este tipo de publicidad, de la que gozaban como si estuvieran viendo un cortometraje de ficción.

Publicaciones: Chicos, Chio, Chicos, Clarín, Din Dan, Dumbo, Flechas y Pelayos, La Familia Telerín, Maravillas, Mis Chicas, Trampolín

Series: El abuelo Jonás (Chicos. 1949), Hazañas del ratoncito Lepi (Flechas y Pelayos, 1944), La Familia Telerín (Din Dan, La Familia Telerín, Chio, 1965), Roechapas (Flechas y Pelayos, Maravillas, 1947), Tip y Top (Chicos - 1949)