Mihura
Mihura Bibliografía

Conde, Luis:

El humor gráfico en España. La distorsión internacional, Asociación de la Prensa de Madrid, Madrid, 2005.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Gómez Aparicio, Pedro:

Historia del periodismo español, Editora Nacional, Madrid, 1974.

González Grano de Oro, Emilio:

Ocho humoristas en busca de un humor. La Otra generación del 27, Ed. Temas de Hoy, Madrid, 2005.

López Ruiz, José María:

Un siglo de risas. 100 años de prensa de humor en España, Libris, Madrid, 2006.

Mihura, Miguel:

Mis memorias, Janés, Barcelona, 1948.

Mihura, Miguel:

Mis memorias, Ed. Temas de Hoy, Madrid, 2003.

Mihura, Miguel:

Antología, Ed. Prensa Española, Madrid, 1978.

Moreiro, Julián:

Mihura, humor y melancolía, Algaba Ediciones, Madrid, 2004.

Tubau, Iván:

El humor gráfico en la prensa del franquismo, Editorial Mitre, Barcelona, 1987.

VV.AA.:

La Codorniz, Antologia 1941-1978, Editorial Edaf, Madrid, 1998.

VV.AA.:

Humor gráfico español del siglo XX, Biblioteca Básica Salvat, núm. 46, Editorial Salvat/Alianza Editorial, Madrid, 1970.

Mihura

Miguel Mihura siempre será recordado como autor teatral y guionista de cine, pero su labor como director de publicaciones satíricas fue, sin duda, importantísima. También sobresalió por su peculiar manera de dibujar a los personajes y como ilustrador de infinidad de viñetas, con una personalidad propia y vanguardista.

Comenzó colaborando con textos y chistes ilustrados en las revistas Muchas Gracias y Cosquillas, publicaciones que podríamos encuadrar en el género considerado sicalíptico, aunque siempre evitó la procacidad. En los años 20 del siglo pasado se incorporó a Buen Humor, semanario publicado desde diciembre de 1921 hasta septiembre de 1931. Esta revista fue el semillero de lo que se ha denominado la "Generación del 27" del humor gráfico español. Una parte de la redacción, siguiendo a K-Hito, se marchó a la revista Gutiérrez en marzo de 1927. Mihura también colaboró en esta publicación.

Durante la Guerra Civil logró salir del Madrid republicano y aterrizó en San Sebastián, desde donde pasó a Salamanca para dinamizar y reconducir la lánguida vida de la nueva publicación La Ametralladora, nacida para distribuirse entre los soldados que estaban en el frente. Durante este periodo, Miguel Mihura colaboró literaria y gráficamente en publicaciones del régimen franquista como FE, Tajo o Vértice. Esta última era una revista editada con todo lujo de medios. Durante este tiempo Mihura hacía sus viñetas bajo el seudónimo de Lilo, seguramente para evitar represalias contra sus familiares, que quedaron en el otro bando de la contienda.

En 1941, con gran parte de los colaboradores de La Ametralladora y recuperando a algunos ilustradores de Buen Humor y Gutiérrez, publicó La Codorniz, revista de humor que duró hasta 1977. Mihura fue su director hasta 1944 y continuó colaborando en esa revista cuando pasó a ser dirigida por su discípulo Álvaro de Laiglesia (quien bautizó La Codorniz con el famoso subtítulo: “la revista más audaz para el lector más inteligente”), pero dedicó más tiempo a sus labores como comediógrafo, guionista de cine y supervisor de doblajes para CIFESA.

Como escritor e ilustrador Mihura fue un producto del surrealismo así como del humor absurdo, del que fue uno de sus grandes creadores. Misógino militante y asiduo participante en las principales tertulias madrileñas tanto del Café Pombo como del Varela y posteriormente del Café Gijón, sus dibujos deberían figurar dentro de cualquier antología del humor gráfico español.

Destacan también algunas de sus obras teatrales como la primera, Premio Nacional de Teatro en 1932, Tres sombreros de copa, que se puso en escena 20 años después. Escribió también El contable de estrellas, junto a Joaquín Calvo Sotelo, en 1939, el mismo año que junto a Tono publicó y estrenó Ni pobre ni rico, sino todo lo contrario. Junto a Álvaro de Laiglesia escribió la desternillante El caso de la mujer asesinadita en 1946. Su siguiente éxito fue Sublime decisión, en 1955. Dos años después llegó Carlota, seguida de Melocotón en almíbar y por fin, en 1959, su gran éxito Maribel y la extraña familia, que estuvo más de un año en escena. En los años 60 escribió otros grandes éxitos como Las entretenidas (1962) y Ninette y un señor de Murcia (1964), que tuvo una segunda parte dos años después con Ninette modas de París. También trabajó en televisión desde el año 1963 como guionista en varias series.

Sin embargo, fue en el cine donde tuvo más éxito con guiones para grandes realizadores como Eduardo García Moroto en 1933 y Benito Perojo. Con su amigo Tono escribió y dirigió Un bigote para dos (1940). También escribió para su hermano, Jerónimo Mihura. En 1952 colaboró con Luis García Berlanga en ¡Bienvenido, Míster Marshall!, y en 1954 adaptó para el cine El caso de la mujer asesinadita en México, película dirigida por Tito Davison. Fernando Fernán Gómez dirigió Maribel y la extraña familia y Antonio del Amo dirigió Melocotón en almíbar en 1960, y en 1970 José Luis Sáenz de Heredia dirigió La decente.

Publicaciones: Buen Humor, Cámara, Cosquillas, El Sol, Fe, Foco, Gutiérrez, Informaciones, La Codorniz, La Ametralladora, La Voz, Macaco, Muchas Gracias (1ª época), Nuevo Mundo, Primer Plano, Tajo, Unidad, Vértice, Ya

Series: El señor cara de palo (Ya)