• Nombre real: Albert Martorell Portas
  • Seudónimos: Mart.
  • Girona (España), 1890
  • País: España
Bibliografía

Capdevila, Jaume:

L'Esquella de la Torratxa (1879-1939). Seixanta anys d'història catalana, Efadós, El Papiol, 2013.

Rafols, Josep Francesc:

Diccionario Biográfico de Artistas de Cataluña, Millà,, Barcelona, 1954.

Max (Martorell)

Albert Martorell, Max, es uno de los dibujantes más interesantes de los años veinte. Su obra se concentra en pocas publicaciones barcelonesas, especialmente en el semanario Papitu, en el que colaboró intensamente. Su trazo sofisticado y delicado configura preciosistas escenas de gran sensualidad, vivas y brillantes. Fue un artista verdaderamente audaz y versátil, capaz de conseguir dibujos de un vibrante realismo o, por el contrario, monigotes caricaturescos de gran comicidad, siempre con un trazo virtuoso que le delata como uno de los paladines avanzados de lo que se considera el Art Deco. Por desgracia, a parte de una extensa galería de dibujos repartidos en varias publicaciones, almanaques y postales, tenemos pocos datos biográficos.

Nacido en Sant Feliu de Guíxols en 1890, sus hermanos fueron los ingenieros Jaume i Vicenç Martorell Portas. A los veinte años participó en la Exposición de Retratos y Dibujos celebrada en Barcelona en 1910 con unos paisajes dibujados al carboncillo, y al año siguiente participó en la VI Exposición Internacional de Arte de la capital catalana. En esos años ya encontramos unos pocos dibujos suyos en la revista La Campana Catalana, con viñetas que muestran su preocupación por temas sociales. En 1912 fue pensionado por la Academia de Bellas Artes de Barcelona al ganar el concurso en la modalidad de pintura, a la vez que empezaba a publicar viñetas en la revista Papitu, donde firmó primero con las cuatro letras iniciales de su apellido, Mart, y al poco tiempo ya con su habitual seudónimo, Max.

En 1915 realizó una exitosa exposición en la sala Athenea de Girona, con retratos y dibujos, y dos cuadros que causaron gran impacto. En ese momento ya era uno de los principales dibujantes de Papitu  Pakitu y le encontramos en otras publicaciones como Aigua Forts o La Esfera. En noviembre de aquel 1915 ganó una plaza de profesor de dibujo en el Ministerio de Instrucción Pública y acabó por trasladarse a Madrid, donde participó en algunos de los Salones de Humoristas celebrados en el Círculo de Bellas Artes, como los de 1918, 1919 y 1920.

Además de trabajar como ilustrador, ejerció de decorador y también se destacaría por sus proyectos de vidrieras. Dibujó interesantes ex-libris, carteles e ilustraciones para libros y publicidad. En 1928, en el número 1.001 de Papitu en el que se realizaba un resumen de la historia de la revista, leemos al repasar los nombres de los principales dibujantes de la revista: “Max, un dels millors dibuixants que han passat per la casa, i que ara, a Madrid, no està per cabòries” (“Max, uno de los mejores dibujantes que han pasado por la casa, y que ahora, en Madrid, no está por tonterías”).

Después de la Guerra Civil lo localizamos en Colombia, donde realizó los vitrales de la Catedral de Manizales.

Publicaciones: Aigua Forts, La Campana Catalana, La Esfera, Pakitu, Papitu.