Kalikatres
Kalikatres Bibliografía

Conde Martín, Luis:

El humor gráfico en España, Asociación de la Prensa de Madrid, Madrid, 2005.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Menéndez Ángel:

De cómo las bestias hacen el amor a lo humano y de cómo los humanos hacen el amor a lo bestia, Editorial Calambur, Madrid, 1992.

Menéndez, Ángel:

¡Oh! Kalikrates sapientísimo, Muchnick Editores, Barcelona, 1990.

Menéndez, Ángel:

Maturranya, espia y mártir, Muchnick Editores, Barcelona, 1996.

Menéndez, Ángel:

Diccionario personal, Biblioteca La Golondriz, Pozuelo de Alarcón, 1999.

Menéndez, Ángel:

El Boletín Especial, Editorial El Boletín, Barcelona, 2006.

Menéndez, Ángel:

El hafa, el diablo y la Oficina, Editorial Bruguera, Barcelona, 1961.

Menéndez, Ángel:

Los aborígenes de Andrómeda, Albia Ficción, Bilbao, 1978.

Tubau, Iván:

El humor gráfico en la prensa del franquismo, Editorial Mitre, Barcelona, 1987.

Vilabella Guardiola, José Manuel:

Los Humoristas, Ediciones Amaika, Barcelona, 1975.

VV.AA.:

Humor gráfico español del siglo XX, Biblioteca Básica Salvat, núm. 46, Editorial Salvat/Alianza Editorial, Madrid, 1970.

Kalikatres

El arquitecto griego Kalikrates, uno de los constructores de la Acrópolis Ateniense (siglo V a.C.), no hubiera podido imaginar que 25 siglos más tarde y en una ciudad que entonces no existía (Madrid) un señor llamado Ángel Menéndez popularizaría su nombre a través de un semanario titulado con el nombre de un pájaro (La Codorniz). El dibujante realizaba una invocación en cada número (“¡Oh! Kalikrates sapientísimo”), a la cual seguía una pregunta a la que se respondía con grandes dosis de humor y filosofía popular. El sabio griego se había transformado, por obra y gracia del dibujante, en un sacerdote egipcio de la época de los faraones.

Ángel Menéndez era un hombre de talante más bien taciturno e introvertido pero que, tal vez como consecuencia de ello, tenía un sentido del humor muy afilado y sabía sacar el máximo partido de sus nada extraordinarios recursos estilísticos.

Nació en San Sebastián, prácticamente fue coetáneo de Álvaro de Laiglesia, con quien coincidió en La Codorniz como practicante del humor escrito, ya que ambos fueron escritores prolíficos. La diferencia entre ambos autores era que Menéndez podía, cuando era conveniente, ilustrar sus ideas con dibujos. Empezó a dibujar en la veterana revista en 1952 bajo el pseudónimo de Pitti y coincidió en varias etapas con compañeros de tanto renombre como Miguel Mihura, Wenceslao Fernández Flores, Edgar Neville, Conchita Montes o Enrique Jardiel Poncela y con innumerables dibujantes como Tono, Herreros y, más adelante, Forges. Sin embargo, pronto cambió su firma por la de Kalikrates, al parecer para que no lo confundieran con otro colaborador que firmaba como Pittigrilli.

También fue hombre de periódico y colaboró en Arriba, Informaciones, El País, Marca o Nuevo Diario y en revistas como Balalaika (1982), Clarín, 7 Fechas (semanario que llevaba el subtítulo “El periódico de toda la semana”), la publicación económica 3E, en la revista del Ateneo de Madrid o en El País Semanal, que dirigía Moncho Alapuente. Este periodista participaría también, junto con Menéndez, en la revista segoviana de humor El Cochinillo Feroz, que dirigió José Orcajo entre 1998 y 2005.

A pesar de su pensamiento de derechas tuvo momentos conflictivos con la censura como el dibujo que publicó en el periódico económico 3E sobre los vuelos de la compañía Iberia a Portugal, donde aparecía una caricatura del presidente luso Oliveira Salazar junto al dibujo de un cerdo. El incidente diplomático se saldó con una reconvención amistosa.

Su faceta como novelista destacó con títulos como Los aborígenes de Andrómeda (1978), ¡Oh! Kalikrates sapientisimo (1990), Maturranga, espia y mártir (1996) o el Diccionario personal (1999), entre otros. Autor polifacético, escribió también obras de teatro y en 1965 estrenó La cárcel de Fedro, en 1971 Judith y Holofernes en rojo y verde y, durante los años siguientes, English Boda, La asesina inocente y, finalmente, El pobre Dudu.

Por sus méritos, recibió “La Legíon de Humor” concedida por la revista La Golondriz. Hasta su muerte en 2012 vivió en su barrio, Chamartín, en Madrid. En sus últimos tiempos sufría una enfermedad que le limitaba mucho la movilidad.

Publicaciones: Almanaque Agromán, Arriba, Ateneo de Madrid, Balalaika, Clarín, Diario de Tarragona, El Cochinillo Feroz, El Paìs Semanal, El Socialista, Garbo, Informaciones, La Codorniz, La Golondriz, Marca, Nuevo Diario, Siete Fechas (7 Fechas), Treinta Días (30 días), Tres E (3E).

Series: ¡Chispa siniestra! (La Codorniz, 1951), Kalikrates (La Codorniz, 1952)