Julio Cebrián
Julio Cebrián Bibliografía

Cebrián, Julio:

En un periquete, Planeta, Barcelona, 1973.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular. De la historieta y su uso, Editorial Sinsentido, Madrid, 2000.

Tubau, Iván:

El humor gráfico en la prensa del franquismo, Editorial Mitre, Barcelona, 1987.

Vilabella Guardiola, José Manuel:

Los Humoristas, Ediciones Amaika, Barcelona, 1975.

Julio Cebrián

Julio Cebrián Villagómez nació en La Rúa de Valdeorras-Petín (Galicia) en 1929. Se inició como dibujante humorístico en la revista dirigida por Antonio Mingote Don José (suplemento semanal del diario España) y colaboró posteriormente en La Codorniz.

Suya es la que se considera la primera caricatura de un ministro franquista en ejercicio del cargo aparecida en una publicación española. El protagonista de dicha caricatura fue Manuel Fraga, por aquel entonces responsable del Ministerio de Información y Turismo, que se vio retratado a pluma en la portada del semanario La Codorniz el 5 de diciembre de 1965 en ocasión de la aprobación de la Ley de Prensa. En dicho dibujo, Fraga llevaba en brazos el texto legal como si fuera un recién nacido. El 27 de octubre de 1968 Cebrián aún fue más lejos y, en otra portada de la misma publicación, representó a todo un Consejo de Ministros aunque, eso sí, sin el dictador Francisco Franco.

En el libro Los humoristas de José Manuel Vilabella (Ediciones Amaika, Barcelona, 1975), Cebrián respondió a la pregunta “¿qué es el dibujo de humor?” diciendo “una parcela del dibujo –¡puridad del Arte!, que dijo aquel– con el que se pretenden poner de manifiesto situaciones festivas, moralizadoras, catastróficas, jocundas y cínicas para detalle, reflexión o esparcimiento de los ciudadanos”. Y, en relación a “¿qué papel desempeña el dibujante de humor en la España actual, en el panorama artístico, político y social?” respondió “en el artístico, un discreto papel. Los «entendidos» suelen considerar al dibujo de humor como una subespecie estética, algo así como una marca infamante que impide «al de los chistes» escalar otras categorías superiores. Políticamente tal vez influya algo en la concienciación de las masas que leen, pero como la tirada de las publicaciones en este país es escasa y la afición a la lectura mínima, la eficacia en tal sentido se ve notablemente reducida. Socialmente nada; como los cómicos, más o menos”.

Cebrián colaboró durante un par de décadas en el diario Pueblo, dirigido por Emilio Romero. En la última época del franquismo publicó en algunas de las nuevas revistas de ese periodo, como Por Favor y Muchas Gracias. Con la llegada de la democracia se incorporó a las publicaciones del editor Asensio en el Grupo Z, y sus chistes podían encontrarse en Interviú y sobre todo en el suplemento humorístico de esta revista, ¡A las barricadas!, opúsculo de humor político y parlamentario en el que tuvo gran importancia su colaboración. También publicó en el diario El Mundo.

Julio Cebrián intervino también en algunas campañas publicitarias de la década de 1970 y colaboró en antologías del humor español. En el año 1968 consiguió el prestigioso premio Paleta Agromán de humor gráfico.

Publicaciones: ¡A las Barricadas! (suplemento del semanario Interviú), Don José (suplemento semanal del diario España), El Alcázar, El cocodrilo, El Mundo, La Codorniz, Madriz, Monóxido 16 (suplemento del semanario Cambio 16), Por Favor, Pueblo.