J. Sanchis
J. Sanchis Bibliografía

Busquets, Antonio:

Pumby la fantasía infinita, Museu d’Etnologia de la Ciutat de València, València, 1998.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Guiral, Antoni:

Del tebeo al manga: Una historia de los cómics, volumen 8, Panini Comics, Torroella de Montgrí (Girona), 2011.

Porcel Torrens, Pedro:

Clásicos en Jauja. La historia del tebeo valenciano, Edicions de Ponent, Onil (Alacant), 2002.

Sanchis, José:

Pumbi. Miss i Fuss, Edicions Camacuc, València, 2012.

VV.AA.:

J. Sanchis, su vida y su obra, El Boletín, Barcelona, 1990.

VV.AA.:

Historia del Tebeo Valenciano, Suplemento del diario Levante, Prensa Valenciana, Valencia, 1992.

VV.AA.:

Pitagorín y otros personajes inocentones, Clásicos del Humor, nº 37, RBA, Barcelona, 2009.

VV.AA.:

Pumby: la fantasía infinita, Diputación Provincial de Valencia, València, 1998.

J. Sanchis

Se podría presentar la figura de José Sanchis como el artista más importante de la Escuela Valenciana de tebeo humorístico pero, siendo ello cierto, quizás nos quedaríamos cortos ya que Sanchis es, posiblemente, uno de los mejores autores españoles de tebeos infantiles. Autodidacta de formación, empezó a publicar ya de muy joven en las revistas de Editorial Valenciana, especialmente Jaimito, donde destacó sobremanera y creó una amplia galería de personajes, destacando el nacimiento en 1955 de Pumby, el gatito feliz.

Lo que era un personaje más en la rica constelación de la editorial levantina, adquirió con inusitada rapidez una enorme popularidad hasta el punto que pasó a tener ese mismo año su propia revista y una serie de colecciones derivadas como, entre otros productos, la revista Super Pumby (1959) o los álbumes que recogían sus aventuras, los Libros ilustrados Pumby (1967). El extraordinario éxito del personaje, quizás el único rival de la todopoderosa Bruguera en los años sesenta y setenta, empezó a vivir un declive a mediados de esta última década, momento que Sanchis aprovechó para indagar en nuevos caminos expresivos como los que le permitía adaptar al cómic, de una manera muy personal, las aventuras del popular anime Mazinger Z o colaborar incluso en Bruguera con la serie Robin Robot.

Esta época de cambios, vivida durante los años de la Transición, fue acompañada de una beligerante actitud de reivindicación laboral, centrada en los esfuerzos de Sanchis por recuperar los derechos de su célebre personaje. Este era propiedad de Editorial Valenciana a raíz de los leoninos contratos que en los años anteriores firmaban los ilustradores con las editoriales. Resuelto en 1999 el conflicto a favor del dibujante, tras una ardua y larga batalla, Sanchis dedicó los últimos años de su vida a dibujar las aventuras de Miss i Fuss, els Fills de Pumbi publicado en la revista Camacuc, así como a diversas labores en el campo de la ilustración o del cómic histórico, siempre fiel a su estilo gráfico y narrativo.

La obra de Sanchis destaca de una manera muy especial por la perfecta armonía entre un dibujo vitalista, de trazo ágil, coloreado con una efectividad indudable y la creación de un mundo de fantasía de una imaginación desbordante. Enraizado en la tradición cultural y gráfica valenciana, Sanchis fue capaz de crear una realidad de animales antropomórficos de apariencia cotidiana (sin exagerar, muy parecida a la que forjó Carl Barks con su universo disneyiano de patos millonarios, refunfuñones o aventureros) donde el tránsito a lo fantástico se producía de una manera natural, permitiendo a Pumby, al profesor Chivete, a Blanquita y a los lectores sumergirse en un universo carrolliano. Allí todo era posible: que las fichas de ajedrez cobrasen vida, que nuestro otro yo malvado se desencadenase o que viajásemos a otra dimensión, al espacio o al mundo submarino. Toda esta riqueza plástica y narrativa era mostrada, además, con una extraña coherencia que permitía al lector saltar con facilidad y verosimilitud a esa otra realidad fantástica. Imaginativo, fresco y sólido, el proyecto artístico de Sanchis siempre fue dirigido al público infantil, al que el autor valenciano trató con un respeto exquisito, creando una de las escasas obras realmente adecuadas para este segmento de lectores, más allá de propuestas saturadas de intenciones pedagógicas o de obras que confundían el mundo infantil con el universo del garrotazo y la broma pesada.

Publicaciones: Camacuc, Copito, Jaimito, Mazinger Z, Pumby, Super Pumby, Super Guai, Zipi y Zape

Series: El capitán Mostachete, El soldadito Pepe, Jirafito, Mazinger Z, Miss i Fuss, els Fills de Pumbi, Pumby, el gatito feliz, SuperPumby, Robin Robot.