Humbert
Humbert Bibliografía

Benet, Rafel:

Manuel Humbert, Edicions d'Ara, Barcelona, 1985.

Capdevila, Jaume:

Papitu (1908-1937). Sàtira, erotisme i provocació, Efadós, El Papiol, Barcelona, 2014.

Castillo, Montserrat:

Grans il·lustradors catalans del llibre per a infants, BC/ Barcanova, Barcelona, 1997.

Mas Peinado, Ricard:

Els artistes catalans i la publicitat (1888-1929), Parsifal Edicions, Barcelona, 2002.

Miralles, Francesc; Cadena, Josep Maria:

Humbert, Editorial Taber, Barcelona, 1970.

Perucho, Joan:

Papitu, Editorial Tàber, Barcelona, 1968.

VV.AA.:

Manuel Humbert, Maestros actuales de la pintura y escultura catalanas, número 5, La Gran Encilopedia Vasca, Bilbao, 1974.

VV.AA.:

Manuel Humbert. Catàleg, Fundació Apel·les Fenosa i Poligrafa, El Vendrell, 2007.

Humbert

Hijo de abogado, de joven parecía destinado a seguir los pasos de su padre e incluso estudió los primeros cursos de la carrera de derecho. El fallecimiento de su padre, sin embargo, le permitió dedicarse a su vocación artística. A los 18 años de edad la desveló ante el público por medio de colaboraciones en el semanario Papitu que Feliu Elias Apa acababa de fundar. Su primer dibujo apareció en el número 7 de aquella publicación (05-01-1909) y el segundo fue en el número 10 (27-1-1909), para aumentar su frecuencia durante aquel año y hasta finales de 1911, en que abandonó el semanario porque el mismo, vendido por su fundador, tomaba un derrotero demasiado libre en los temas eróticos, incompatible con su manera de pensar. Aunque en Papitu se estilaban los seudónimos, Humbert casi siempre firmó con su nombre, sólo en alguna ocasión empleó la inicial H. y otras veces se sirvió del nombre Isaac.

Alternaba Barcelona y París como ciudades de residencia. En 1912 Josep Aragay y Xavier Nogués le invitaron a colaborar en la publicación que dirigían, Picarol, patrocinada por el anticuario Santiago Segura. Ésta, excelente en sus contenidos y presentación tipográfica, duró sólo seis números ya que no gozó del favor del público y el promotor no pudo soportar las pérdidas económicas que le producía. Humbert colaboró en la mayoría de sus números con grandes dibujos. Luego se dedicó con mayor exclusividad a la pintura y al dibujo artístico.

Publicaciones: Papitu, Picarol.