Guasp
Bibliografía

Capdevila, Jaume:

L'Esquella de la Torratxa (1879-1939). Seixanta anys d'història catalana, Efadós, El Papiol, 2013.

Guasp, Ernesto:

Ernesto Guasp. Primer Centenario, Sociedad Mexicana de Caricaturistas, México, 2001.

Guasp, Ernesto:

Ernest Guasp (1901-1984) Cent anys en la memòria. Ajuntament d'Alzira, regidoria de cultura, Ajuntament d'Alzira, regidoria de cultura, Alzira, Valencia, 2001.

Solà i Dachs, Lluís:

L'humor català, 3 vols., Bruguera, Barcelona, 1972.

Solà i Dachs, Lluís:

La caricatura social i política a Catalunya, 1865-2005, Duxelm, Barcelona, 2005.

Guasp

Nació en Alzira, pero a los 20 años su familia se instaló en Valencia tras cinco años en Murcia. Allí debutó en la prensa valenciana, primero como dibujante y periodista en La Correspondencia de Valencia y muy pronto en el periódico más importante de la ciudad, El Mercantil Valenciano. Durante aquella década se consolidó como reportero y caricaturista en la prensa valenciana, participando también en varias exposiciones colectivas, y llegó a colaborar desde Valencia en la prensa madrileña en publicaciones como los diarios El Sol y El Liberal.

El Mercantil Valenciano le envió como corresponsal a la Exposición Universal de Barcelona de 1929, y Guasp se quedó en la ciudad condal prácticamente una década. En Barcelona empezó a colaborar en publicaciones como Barcelona Gráfica, El Noticiero Universal, Lecturas, El Diluvio, Las Noticias o La Rambla, y en las publicaciones satíricas El Be Negre y Gràcia-Rambles. Se conviertió en una de las piezas fundamentales de la redacción de la revista satírica más importante de la época de la República en Cataluña, El Be Negre. Gracias a su desparpajo y su inagotable capacidad para inventar chistes y jocosidades se convirtió en uno de los puntales de la publicación. Tísner explica que el director artístico de la revista, Soka, decía que Guasp padecía de "diarrea acuditística" (diarrea “chistetística”) debido a su facilidad para inventarlos.

Al estallar la Guerra Civil, Guasp desplegó una intensa actividad. Se integró en el Sindicat de Dibuixants Professionals, aunque luego pasó a la Cèlul·la de Dibuixants del PSUC, y dibujó en L'Esquella de la Torratxa, de la que fue su último director hasta la caída de Barcelona en 1939. También colaboró en Papitu, Mirador y Meridià, y llegó a dibujar la viñeta diaria en La Vanguardia en sustitución de Luís Bagaría. Su dibujo era sencillo y esquemático, incorporando influencias de los movimientos artísticos más vanguardistas. De hecho, Guasp fue uno de los más firmes defensores de la obra de Picasso en Cataluña, mucho antes de que recibiese el reconocimiento por su obra artística.

Tras la Guerra pasó a Francia, donde fue ingresado en el campo de Argelers-sûr-mer. Tras un periplo por Marsella, Casablanca, las Azores y la República Dominicana, llegó a Veracruz y se instala en México, donde retomó su carrera de dibujante en el diario El Popular y más adelante en Novedades, además de en multitud de semanarios como El Torito, Teleguía, Oiga, Alta tensión o Atisbo. En Méjico se casó, y allí nacieron sus cuatro hijos. Alcanzó gran popularidad en el país gracias a los programas de televisión Teatro de bolsillo y Duelo de dibujantes del Canal 1 de la televisión mexicana.

Fue fundador de la Sociedad Mexicana de Caricaturistas, participó en numerosas exposiciones y actividades además de dibujar celebradísimos carteles para la industria del cine mexicano. Su estilo de esta última época siguió evolucionando hacia la modernidad extrema, con trazos alambicados que configuraban tridimensionalidades alambicadas, unificando la obra de Calder o Giacometti con un humor desopilante y explosivo.

Publicaciones: Alta Tensión, Atisbo, Barcelona Gráfica, El Be Negre, La Correspondencia de Valencia, El Diluvio, L'Esquella de la Torratxa, Gràcia-Rambles, Lecturas, El Liberal, El Mercantil Valenciano, Meridià, Mirador, Las Noticias, El Noticiero Universal, Novedades, Oiga, El Popular, El Sol, Teleguía, El Torito, La Vanguardia