García Lorente

En una entrevista que le hicieron en el año 1979, García Lorente definía el humor gráfico como “la parte buena de lo triste”. El dibujante barcelonés aportó esta actitud positiva a multitud de publicaciones de quiosco en la segunda mitad del siglo XX. García Lorente mostró siempre un dibujo eficaz y una gran habilidad en la realización de caricaturas, y el hecho de poseer una buena técnica le permitió mostrar un amplio abanico de recursos gráficos en sus trabajos.

Colaboró en varios proyectos de revistas de humor impulsados por dibujantes como Tururut! (1953), bajo la batuta de Cesc, o Locus (1955-1956), dirigida por Muntañola. Estampó su firma en revistas de Bruguera como El Campeón (1960), donde ilustró el chiste de la serie Chindasvinto sobre un guerrero de la Edad Media. Publicó también en Tío Vivo (2ª época) y en Mortadelo. En Patufet dibujó la serie Kim i Tap y multitud de chistes gráficos.

En los años setenta disfrutó de una nueva trayectoria profesional dibujando para el mercado adulto en diferentes periódicos de Barcelona y en revistas satíricas como Mata Ratos, Barrabás y en algunos números de El Papus.

Aparte de sus trabajos más ligados con el dibujo, ejerció de director artístico de la editorial Plaza y Janés y fue uno de los fundadores de los estudios Alex, una academia de cursos por correspondencia.

Publicacions: Yumbo, El Coyote, Tururut!, Locus, Florita, Pulgarcito (2ª época), Tío Vivo (2ª época), TBO, El DDT, Patufet, Diario de Barcelona, Don Balón, Mortadelo, Mortadelo Gigante, Barrabás, El Papus.