Francis Bartolozzi
Bibliografía

Bartolozzi, Francis:

Del expresionismo de los años treinta al surrealismo ingenuista de las últimas (catálogo), Caja de Extremadura, Obra Social y Cultural, 1999.

Bartolozzi, Francis:

Cuentos infantiles, Saturnino Calleja, Madrid, 1940 (?).

Bartolozzi, Salvador; [Dibujos y textos de Salvador Bartolozzi, recreados por Francis Bartolozzi]:

La Cola de Trompetilla, Editorial 4, Barcelona, 1983.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular. De la historieta y su uso, Editorial Sinsentido, Madrid, 2000.

Lozano Bartolozzi, Pedro:

Pedro y Pitti, Ayuntamiento de Pamplona, Pamplona, 1986.

Medina, Aurora; [Ilustraciones de Francis Bartolozzi]:

Cuentos, Juegos y Poesías, Sucesores de Rivadeneyra, Madrid, 1961.

Francis Bartolozzi

Francisca Bartolozzi, hija de Angustias Sánchez y del dibujante Salvador Bartolozzi, creció en un ambiente donde primaba la libertad y el amor al arte. Se formó en la renovadora Institución Libre de Enseñanza de Madrid, con profesores como Menéndez Pidal, María de Maeztu o Victoria Kent, para ingresar posteriormente en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Allí conoció a su futuro marido, el navarro Pedro Lozano de Sotés. Trabajó conjuntamente con él realizando trabajos escenográficos para el Teatro Español o el de Mérida, o para llevar obras teatrales durante el periodo republicano a pueblos que estaban fuera del circuito habitual de las giras de las compañías.

A partir de 1929 publicó sus dibujos en Crónica, y en el año siguiente en Gente Menuda. En esa época creó su exitosa serie Canito y su gata Peladilla. Durante la Guerra Civil estuvo a punto de ser fusilada debido a los confusos momentos que se vivieron entonces. Trasladada a Valencia, realizó para la República unos aguafuertes destinados el pabellón español de la Exposición Universal de París de 1937. El pabellón, que fue diseñado por Josep Lluís Sert, también acogió obras como el Guernica de Picasso o El segador de Joan Miró.

Finalmente se estableció en Pamplona, la ciudad originaria de su marido. Allí, con el fin de la guerra, fue castigada doblemente, por ser una mujer libre y por ser republicana, a un duro y silencioso exilio interior. En los siguientes años trabajó compaginando sus tareas familiares con la enseñanza, la pintura mural, el cómic, la ilustración, la escritura y la escenografía. Sus personajes Capitán Trompeta y el Marino Trompetín, protagonistas de tiras cómicas, pasaron a ser personajes de teatro en obras estrenadas en Madrid en el Teatro Infanta Isabel. Como escritora de cuentos infantiles publicó en revistas como Bazar y Teresa. En su faceta de ilustradora dibujó cuentos de diversos autores, y con textos de Aurora Medina realizó libros sobre temas pedagógicos. Con el fin de la dictadura pudo mostrar su vena creativa de manera más libre y sin las cortapisas que imponía la censura social o política.

 

 

Publicaciones: Arriba España, Bazar, Blanco y Negro, Crónica, Flecha, Gente Menuda, Sidrín, Teresa

 

Series: Canito y su gata Peladilla (Crónica)