Abel
Bibliografía

Castellanos, Jordi; et al.:

En Patufet, cent anys. La revista i el seu impacte, Publicacions de l'Abadia de Montserrat, Barcelona, 2004.

Castillo, Montserrat:

Grans il·lustradors catalans del llibre per a infants, BC/ Barcanova, Barcelona, 1997.

Cuadrado, Jesús:

Atlas español de la cultura popular: de la historieta y su uso (1873-2000), 2 volúmenes, Ediciones Sin sentido y Fundación Germán Sánchez Ruipérez, Madrid, 2001.

Solà-Dachs, Lluís:

Tres dones dibuixants, L’Avenç , núm. 53, Barcelona, octubre 1982.

Abel

Nació en Barcelona un 19 de mayo, y murió en la misma ciudad un 19 de abril de una apendicitis, que desafortunadamente le diagnosticaron cuando ya no había nada que hacer. El día 19 fue una fecha fundamental en su vida: se casó un 19, y en otro 19, al final de la Guerra Civil, se reencontró con su marido, el pintor Josep Buïgas. Su esposo era hermano del ingeniero Carles Buïgas, artífice de las fuentes luminosas de Montjuïc, hijo del constructor del monumento a Colón, nieto del constructor del teatro del Liceu y hermanastro de Joaquim Buïgas, que fue propietario, editor y guionista del popular TBO.

La joven Pepeta, hija de un linaje de sombrereros de abolengo que tenían la tienda en Les Rambles y que abastecieron al general Prim, estudió dibujo y pintura en la escuela Llotja, e incluso llegó a ganar un premio por su técnica de perspectiva.

Empezó muy joven, colaborando en En Patufet (1928) con unos dibujos de estilo poco definido y firmando con el seudónimo Abel, firma que conservaría durante toda su carrera, aunque alternándola con su nombre auténtico. Sus dibujos son muestra de su admiración por Joan G. Junceda, admiración que compartieron muchos otros dibujantes de la época a quien el maestro también inspiró. El propio Junceda realizó una presentación de la joven artista para los lectores de En Patufet (número 1251 del 24 de marzo de 1928), en la que escribió: “De un tiempo a esta parte habréis visto publicados en nuestras páginas unos dibujos muy bonitos con una firma nueva: Abel. Os habrán llamado la atención, sin duda, por su gracia y delicadeza, que van de la mano de una perfección técnica rarísima en un debutante… Sí, amigos lectores, Abel es una muchacha llamada Pepeta Tanganelli, y es tan joven que aún no tiene biografía.”.

Pero su biografía creció deprisa. Ilustró libros para la Biblioteca Patufet (una colección de libros infantiles editada por el mismo editor de En Patufet, Josep Baguñà), ganó un premio en un concurso de carteles para anunciar el transbordador del puerto de Barcelona, dibujó para El Calendari del Pagès y la revista Laya, y pasó a dedicarse cada vez más a la pintura. La Guerra, sin embargo, interrumpió su carrera, y la obligó a pasar una época de inactividad. A partir de 1.940 retomó sus actividades ilustrando libros y realizando algunas exposiciones, algunas junto a su marido, con quien viajó por medio mundo. Mientras Josep Buïgas y su hermano Carles instalaban unas fuentes luminosas para el dictador Trujillo en la República Dominicana, ella realizó una exposición allí y aprovechó para pintar algunos retratos de sus habitantes. También expuso, tanto de forma individual como colectiva, en ciudades como Barcelona, Los Ángeles o Nueva York, entre muchas otras.

Pepeta Tanganelli sea, tal vez, de entre todas las dibujantes de nuestro país, la que tiene una línea más agresiva y decidida. Sus dibujos no se suponen hechos por una mano femenina a primera vista, cosa que suele atribuirse a que recibió su influencia artística principalmente de dos hombres: durante la adolescencia y la primera juventud se veía reflejada en Junceda, y en su madurez tuvo la compañía e influencia constante de su marido. Al observar su obra junto a la de su esposo, a pesar de las evidentes diferencias, se aprecian muchas coincidencias inevitables.

Publicaciones: Calendari del Pagès, En Patufet, Laya, Virolet.