Sansón García Boniato, tiene cuerda para rato