El Cocodrilo
  • Origen: 11/05/1984
  • Desaparició: 26/09/1986
  • Mides: 58 x 39 cm.
  • Editor: Eugenio Suárez, Madrid.
  • Idioma: Castellà
  • País: Espanya
  • Periodicitat: Setmanal
  • Enllaços: El País, Tebeosfera
Bibliografia

Conde Martín, Luis:

El humor gráfico en España, Asociación de la Prensa de Madrid, Madrid, 2005.

El Cocodrilo

Eugenio Suárez, editor de El Cocodrilo Leopoldo, setmanari satíric inspirat en el francès Le Canard Enchaîné que va tenir una curta vida de 44 números entre 1974 y 1975, va tornar-hi nou anys més tard amb el mateix model de publicació i va treure, l’11 de maig de 1984, El Cocodrilo: 8 pàgines en blanc i negre amb portada i contraportada a dues tintes; mesures: 58x39cm.; preu, 75 pessetes, que pujaria fins a 100; primer director: Andrés Vázquez de Sola.

A la nòmina de dibuixants hi van figurar  Andrés Vázquez de Sola, Alejandro Kurt Kuto, Antonio Madrigal, Chumy Chúmez, Guillermo Summers, Antonio Mingote, José Julio Gómez Sanz, Jesús Francisco Zulet, Cabezas i Ramón, entre d’altres. I alguns dels responsables dels textos serien Alfonso Ussía, Amando de Miguel, Xavier Miralpeix, José Luís de Vilallonga Jimmy Giménez Arnau, Gomaespuma, Carmen Rico Godoy, Jesús Hermida, Miguel Ángel García-Juez, José Luis Souto i Antonio Herrero.

Els atacs continus al PSOE, que llavors ocupava el poder –al primer número hi va aparèixer una exclusiva a primera plana titulada Morán no es deficiente mental, que citava informes psiquiàtrics que permetien afirmar que el quocient intel·lectual del ministre d’exteriors “es el de un hombre medio adulto” i que “tampoco puede achacársele una prematura senilidad mental”– motivarien que alguns titlléssin la capçalera de dretana.

El número 74 del 21 de novembre de 1985, on suposadament es criticava la formació militar del príncep Felip en un article titulat Diez años de borbonez –signat amb el pseudònim Alfonso VI–, va suposar una querella de la fiscalia per presumptes injúries al cap de l’Estat i el segrest de la tirada. El setmanari, al número 75 del 28 de novembre de 1985, va comentar la mesura judicial en diferents espais. En un d’ells, deia: “A las setenta y cuatro semanas de edad (...) El Cocodrilo ha perdido uno de sus trofeos más preciados: la virginidad ante la Justicia. (...) No ha existido propósito alguno de injuriar al Rey, que es el Jefe de Estado. En el artículo presuntamente enjuiciado la única mención a don Juan Carlos, referida a la buena educación militar que recibió, dice textualmente que «fue estrictamente educado como militar y en 1975 el afecto del Ejército fue decisivo»”; en un altre, afirmava: “Nos quejamos de vicio. Se habla demasiado de la inseguridad ciudadana, de la escasez de medios que tiene la policía para reprimir la delincuencia y el terrorismo. No parece cierto. Reproducimos el télex que el general inspector de la Policía Nacional distribuyó a todas las Jefaturas de Policía en la noche del jueves 21 de noviembre: «Por orden del Juzgado central de Instrucción número 4 de la Audiencia, al recibo del presente teletipo procederán al secuestro del número 74 del actual de la revista El Cocodrilo (…)». En efecto, varios millares de policías nacionales se dedicaron a recorrer el territorio autonómico para incautar en los quioscos (…) El Cocodrilo, por la denuncia de un supuesto delito de injurias al Jefe del Estado”; y en un tercero, publicaba: “Cuando nos enteramos la noche del 21 de noviembre por la radio (…) de que El Cocodrilo había sido secuestrado, acudieron a la redacción la mayoría de sus colaboradores y redactores. (…) Algunos abueletes de los que pululan por entre las mesas daban muestras de rara excitación: «¡Esto es como antes, nos quita quince años de encima!», gorgojaban exultantes. Y uno comentaba su experiencia en Triunfo, otro en Sábado Gráfico, uno más en Cuadernos, pavoneándose de su experiencia, «Este sí que es un secuestro como los de antes»”.

Tres mesos més tard, els articles Los testículos de don Juan Carlos I, en buen estado, El caballero con la mano en la nalga i Desde la vaquería al Valle de los Caídos, i el dibuix Desmentido erótico de la vida –que insinuaven una història d’amor entre Felipe González i Merry Martínez-Bordíu, néta del dictador Franco– van suscitar una nova querella fiscal per injúries –ara al cap de l’Estat i al President del Govern– i al segrest d’una edició, la del número 86 del 20 de febrer de 1986.

Ambdues querelles es van abordar en un mateix judici celebrat a l’Audiència Nacional en el qual el fiscal va demanar penes de 7 a 17 mesos de presó per als periodistes Carlos de Vega Fernández Arias i José Ramón Alonso Rodríguez Nadales, i el dibuixant Jesús Francisco Zulet. La sentència, del 23 de desembre de 1987, va absoldre els encausats per considerar que les obres per les quals estaven imputats eren “de gusto deplorable, procaces y hasta groseros, muy del uso actualmente en medios de tan enorme difusión como la radio y la televisión, pronunciados incluso por personas de indudable e innegable cultura” però “perfectamente admisibles dentro del juego del ejercicio de los derechos reconocidos de crítica y libertad de expresión”.

No obstant, El Cocodrilo no va poder celebrar a les seves pàgines la decisió favorable, ja que s’havia acomiadat dels seus lectors quinze mesos abans, el 16 de setembre de 1986, degut a les seves minses vendes, localitzades essencialment a Madrid.

Principals col·laboradors: Alejandro Kurt Kuto, Alfredo, Andrés Vázquez de Sola, Antonio Madrigal, Antonio Mingote, Chumy Chúmez, Guillermo Summers, José Julio Gómez Sanz, Jesús Francisco Zulet, Cabezas, Ramón.