Petra, criada para todo
Bibliografía

Guiral, Antoni:

Cuando los cómics se llamaban tebeos: La Escuela Bruguera (1945-1963), Ediciones El Jueves, Barcelona, 2004.

Guiral, Antoni; Soldevilla, Joan Manuel:

El mundo de Escobar, Ediciones B, Barcelona, 2008.

Moix, Terenci:

Historia social del cómic, Bruguera, Barcelona, 2007.

Ramírez, Juan Antonio:

La historieta cómica de postguerra, Colección Memoria y Comunicación, Cuadernos para el Diálogo, Madrid, 1975.

Vázquez de Parga, Salvador:

Los comics del franquismo, Editorial Planeta, Barcelona, 1980.

Petra, criada para todo

Petra representa una figura muy habitual en los años de la posguerra española: la de la campesina que, ante la situación precaria de la economía familiar, emigra a la ciudad para trabajar de criada. El personaje está inspirado en una amiga de la adolescencia de Escobar. Doña Patro, por su parte, representa a la señora que vive de rentas, escasas pero suficientes como para disponer de servicio. El elemento cómico nace del contraste entre campo y ciudad, entre valores rurales y urbanos, entre campesinado y clase media. Por otro lado, el autor juega a darle la vuelta a la aparente relación jerárquica entre ama y criada y a la dicotomía urbano-rural, y muchas veces deja que la sencillez de Petra, que es a veces simplicidad, ponga en ridículo a doña Patro.

A finales de la década de los cincuenta la serie inició una curiosa y relativamente breve etapa en la que el piso de doña Patro se convirtió en la Pensión Patro. Muy posiblemente, las reservas económicas de la señora de la casa menguaron hasta el punto de verse obligada a admitir huéspedes –Don Quisquilla, Don Glotonis o Doña Clotilde, entre otros– lo que, por supuesto, provoca el incremento de las obligaciones domésticas de Petra. Pero la segunda etapa de Petra, criada para todo empieza en la década de los sesenta cuando, por un lado, la animadversión entre Patro y Petra lima asperezas de antaño y, por otro, surge el reflejo cotidiano de la España del desarrollismo. Escobar ya había reproducido en muchos detalles la vida cotidiana de una España llena de miserias diarias que apuntaban tanto a la mera supervivencia física como a las complejas y distantes relaciones sociales, y en esta serie vuelve a reflejar los cambios de una nueva época, aunque exento ahora de aquella rabiosa sátira de antaño. La automatización de las labores caseras, por ejemplo, son reproducidos en Petra, criada para todo con la presencia del frigorífico, la televisión, la aspiradora, la lavadora automática y otros electrodomésticos. Al mismo tiempo, la serie evidencia los cambios de costumbres con la incorporación de los supermercados como fuente de abastecimiento casero. En lo relativo a las relaciones laborales de las protagonistas, desarrolla un cierto nivel de igualdad entre ellas que despoja a esta obra de Escobar de su esclavismo inicial.

Personajes

Petra

Es una mujer consciente de sus limitaciones culturales, pero también honrada por sus orígenes bucólicos. Posee un sentido común poco común y desarrolla una cierta picaresca, lo que le permite sobrevivir con cierta solvencia. Es una mujer trabajadora y animosa, pero si frunce el entrecejo cuando algo no le gusta puede convertirse en un volcán en erupción. También posee un muy desarrollado sentido de clan, lo que la lleva a ocuparse con mimo de su parentela familiar.

Doña Patro

Ejerce su autoridad sin contemplaciones y se muestra arisca y distante en general, pero cojea de frustración social. Aunque considere que su nivel de inteligencia es superior, en realidad puede llegar a ser tan o más atolondrada e ingenua que su criada.