Info

Portada

Más allá de comentar que, quizá, era el primer culo dibujado hiperrealista que aparecía en una portada de la recién estrenada democracia, seguramente no hará falta comentario alguno a añadir. Quizá que cierto segmento del feminismo podría haberse preguntado que por qué no un culo masculino.