Info

Portada

Evo Morales, presidente de Bolivia desde 2006, decidió decretar la estatalización de los recursos hidrocarburíferos del país. Con ello, el estado recaudaba más dinero y sus habitantes eran menos pobres. Las grandes empresas se enfadaron un poquito, aunque reconocieron que las explotaciones que hacían seguían siendo rentables.